Noticias

07/09/2017 16:32

Rajoy: "Haré todo lo necesario, sin renunciar a nada, para evitar el referéndum"

- El Gobierno recurre al TC la Ley del Referéndum y la suspensión de sus promotores

Imagen de la noticia Rajoy: "Haré todo lo necesario, sin renunciar a nada, para evitar el referéndum"

Rajoy: "Haré todo lo necesario, sin renunciar a nada, para evitar el referéndum"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, prometió este jueves hacer "todo lo necesario, sin renunciar a nada", para evitar que el referéndum de autodeterminación anunciado para el próximo 1 de octubre se celebre. Por ello, dio orden al Tribunal Constitucional (TC) de impugnar todas las resoluciones adoptadas ayer por el Parlamento catalán.

Tras haber reunido de forma extraordinaria al Consejo de Ministros, anunció en una comparecencia en La Moncloa que ha dado instrucciones a la Abogacía del Estado para que presente "inmediatamente" un recurso al TC contra la Ley del Referéndum para, de esta forma, "cumplir y hacer cumplir la ley".

Rajoy subrayó que "son muchas y muy sólidas las razones" que amparan la decisión del Gobierno de pedir al TC que declare inconstitucional tanto la Ley del Referéndum como el decreto de convocatoria del referéndum, el decreto de normas complementarias y el acuerdo del Pleno del Parlamento de Cataluña por el que se acuerda el nombramiento de los integrantes de la denominada sindicatura electoral de Cataluña.

En dichos recursos, el Ejecutivo central pide la nulidad de todos los actos y la suspensión de los mismos a la espera de la correspondiente sentencia. Asimismo, solicita que se notifique la suspensión al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y a todo su Gobierno, además de a los principales altos cargos de la Generalitat relacionados de una u otra manera con la convocatoria de ese referéndum.

PARALIZAR LA ORGANIZACIÓN

También, explicaron fuentes gubernamentales, se va a notificar esa petición de suspensión a los medios de comunicación catalanes y a los 947 alcaldes de Cataluña. El objetivo es que en esos avisos personalizados se les advierta nuevamente "de su deber de impedir o paralizar cualquier iniciativa tendente a la organización del referéndum".

Rajoy esgrimió que presenta estos recursos ante el tribunal que vela por el cumplimiento de la Carta Magna porque "lo que no es legal, no es democrático" y su "principal responsabilidad" es "hacer cumplir la ley". Argumentó, igualmente, que "nuestra nación no es producto de ninguna imposición ni una ocurrencia de última hora" y que las reglas del juego de la actual democracia "las fijamos todos los españoles en libertad".

"Estos acuerdos del Gobierno se unen a muchos otros para evitar la celebración de un referéndum ilegal que rompería la soberanía nacional, liquidaría la convivencia pacífica que hemos compartido en los últimos 40 años de vida democrática y acabaría también con el régimen de autogobierno de Cataluña", expuso Rajoy.

El presidente del Gobierno aseguró que no va "a vacilar" a la hora de cumplir con su deber y advirtió a los promotores de esta consulta secesionista de que "la democracia responderá". "No tengan la menor duda, lo hará con firmeza, aplomo, serenidad y con dignidad", dijo de manera tajante. Les pidió, asimismo, que abandonen la "escalada de autoritarismo" y que tengan en cuenta que el Estado de Derecho "no se va a plegar a sus bravatas e ilegalidades".

"NO SE VA A CELEBRAR"

Para Rajoy, lo vivido ayer en el Parlament "es uno de los mayores golpes que han recibido las instituciones catalanes en toda su historia". No obstante, dejó claro que "esa consulta, por más que se pretenda imponer de forma atropellada, chapucera e ilegal, no se va a celebrar". "No habrá referéndum de autodeterminación", remarcó.

"Haré todo lo necesario y, sin renunciar a nada, para evitarlo", declaró, para acto seguido incidir en que España seguirá siendo "ejemplo en el mundo de que es posible convivir con éxito en la unidad y la diversidad". "Vamos a demostrar que la democracia española sabe defenderse de los enemigos de la convivencia y lo vamos a hacer bien, que es como hay que hacer las cosas", arguyó.

Hizo especial hincapié en que al recurrir ante el TC las leyes de convocatoria del referéndum, también está defendiendo el autogobierno de Cataluña, la dignidad de sus instituciones y los derechos de sus ciudadanos. Dicho esto, recordó que "en España se puede ser independentista y defender la ruptura" pero "lo que no se puede hacer es pasar por encima de nuestras normas democráticas para conseguirlo".

También tuvo palabras de reconocimiento y de gratitud a los grupos políticos de la oposición en el Parlament y a los responsables de los servicios jurídicos de la Cámara autonómica, por el "coraje" que demostraron ayer en el Parlament en la defensa de la legalidad. "Han de saber que no están solos, sino que están arropados por todos los demócratas, dentro y fuera de Cataluña".

Por último, agradeció la "disposición y la lealtad" de los partidos que defienden el orden constitucional y el apoyo que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, han mostrado al Gobierno "en estas circunstancias tan difíciles".

"Creo que esa actitud también es motivo de tranquilidad para todos", sostuvo el presidente del Gobierno, para quien "esa unidad contrasta vivamente con la fractura que ayer vimos reflejada en Cataluña".