Noticias Sociedad

Medio ambiente

El 80% de los municipios con alto riesgo de incendio carece de planes de emergencia

- Según Greenpeace

MADRID
SERVIMEDIA

Ocho de cada 10 municipios de España situados en zonas de alto riesgo de incendio no tienen planes de emergencia, un requisito obligatorio recogido en la Ley de Montes y en la Directriz Básica de Planificación de Protección Civil de Emergencia por Incendios Forestales.

Ésta es la principal conclusión del informe ‘Protege el bosque, protege tu casa’, elaborado por Greenpeace en colaboración con Medi XXI-GSA (consultora especializada en ingeniería forestal y gestión de emergencias) y presentado este martes en una rueda de prensa en Madrid.

El informe parte de la recopilación de datos solicitados a las comunidades autónomas, Ceuta y Melilla sobre 10 criterios, cinco de ellos relacionados con planes y normativa.

De los 4.977 municipios definidos como zona de alto riesgo de incendios, sólo 1.056 cuentan con planes de emergencias aprobados; es decir, el 80% de las localidades españolas en áreas inflamables carecen de este requisito para combatir el fuego.

En cuanto a la valoración de la planificación contra los incendios, tres comunidades autónomas (Cantabria, Navarra y País Vasco) y Ceuta obtienen una nota muy deficiente, y ocho regiones son valoradas con una puntuación deficiente (Asturias, Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad de Madrid, Galicia, La Rioja y Murcia).

Cabe destacar que Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco y las provincias de León y Zamora sufrieron el año pasado el 51,57% de los incendios.

Ninguna comunidad autónoma aprueba y las que cuentan con planificaciones más avanzadas son Canarias, Baleares, Andalucía, Extremadura, Comunidad Valenciana y Cataluña. “A todas les queda mucho por hacer”, apuntó Mónica Parrilla, ingeniera forestal y responsable de la campaña de Incendios de Greenpeace España.

Parrilla indicó que el paisaje de determinados montes españoles ha evolucionado en los últimos años por “el abandono del medio rural”, con lo que, “lejos de ser un paisaje bucólico, es inflamable y susceptible de arder, un auténtico polvorín en el que se insertan viviendas”.

DEMANDAS

El director ejecutivo de Greenpeace España, Mario Rodríguez, destacó que “los incendios forestales ya no son como antes” y han evolucionado por el cambio climático y factores demográficos, y apuntó que los servicios de extinción son “bastante eficaces y eficientes” porque el 63% de los incendios producidos en 2017 quemaron menos de una hectárea.

Sin embargo, precisó que el año pasado se declararon 56 grandes incendios en España (es decir, que calcinan más de 500 hectáreas), que suponen menos del 0,5% del total de siniestros, pero destruyeron casi el 55% de las hectáreas quemadas.

Por su parte, David Caballero, consultor de XXI-GSA y experto internacional en gestión de emergencias de incendios forestales, destacó que en las últimas décadas “se ha roto el diálogo con el medio ambiente” con la construcción de viviendas en los montes españoles que “obedecen a un capricho”, con lo que apuntó que los municipios deben articular planes de emergencia para prevenir los incendios.

El informe de Greenpeace incluye demandas a las administraciones públicas, como prevención y extinción de incendios fortales que tenga en cuenta la variable del cambio climático, campañas de sensibilización social, ordenamiento urbanístico en el monte que tenga en cuenta el risego de incendio forestal y dotar a la Fiscalía de Medio Ambiente y operativos en el terreno (guardas forestales, agentes ambientales, Seprona, etc.) de más recursos para investigar las causas de los fuegos.

Greenpeace también ofrece una veintena de consejos a los ciudadanos para evitar que se produzcan los incendios forestales y recuerda a agricultores y ganaderos que si quieren hacer una quema de rastrojos deben pedir permiso al ayuntamiento y tener en cuenta las medidas necesaarias del personal técnico de la administración local.

(SERVIMEDIA)
12 Jun 2018
MGR/caa