Noticias Nacional
Ampliación

Debate electoral

Casado y Rivera ofrecen un “gobierno constitucionalista” frente a la alianza de Sánchez con quienes “quieren romper España”

- Iglesias toma nota del “silencio elocuente” de Sánchez sobre si pactará con Ciudadanos

- Sánchez mete al “ausente” Vox en el debate para pedir que “una amplia mayoría apoye al PSOE”

Imagen del debate en RTVE | Foto: RTVE
MADRID

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se comprometieron este lunes a conformar un “gobierno constitucionalista” tras las elecciones generales del 28 de abril si consiguen una mayoría suficiente para ello en las urnas y lo contrapusieron a la posible alianza del socialista Pedro Sánchez con quienes “quieren romper España”.

Casado y Rivera mostraron abiertamente su sintonía y proximidad ideológica en el cuarto bloque del debate televisivo organizado por RTVE a seis días de que los españoles voten en las urnas el domingo para elegir al próximo presidente del Gobierno. Tal fue la cercanía que el dirigente popular llegó a admitir que Rivera no es su “adversario” cuando éste le recriminó que el PP haya gobernado en anteriores ocasiones con los nacionalistas.

Frente a ambos, el socialista Pedro Sánchez trató de meter en el debate a Vox en tres ocasiones, recordando expresamente que su líder, Santiago Abascal, estaba “ausente” pero es una realidad electoral con la que PP y Cs aspiran a gobernar en La Moncloa, de la misma manera que están haciendo en la Junta de Andalucía tras las autonómicas del 1 de diciembre.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, también sacó a relucir la relevancia que Vox tendrá en el próximo Congreso de los Diputados, al dar por hecho que habrá “cinco” fuerzas parlamentarias de ámbito nacional. También arremetió contra Sánchez las tres veces que le reclamó que descartara un posible pacto con Ciudadanos tras el 28-A, cosa que no hizo y que el dirigente podemista interpretó como un “silencio muy elocuente”.

“SILENCIO MUY ELOCUENTE”

El cuarto y último bloque del debate organizado por RTVE estaba reservado para hablar de los posibles pactos postelectorales pero la realidad es que el tema se puso rápidamente sobre la mesa en el segundo bloque, cuando Pablo Iglesias preguntó por primera vez a Pedro Sánchez si descartaba una alianza con Ciudadanos como la que fraguó en febrero de 2016 para intentar llegar a La Moncloa.

Iglesias garantizó a Sánchez la voluntad de Unidas Podemos de “ponernos de acuerdo para formar un gobierno”, pero a cambio le preguntó directamente si “está dispuesto a llevar a cabo un acuerdo con Ciudadanos”. Iglesias no quiso oír al líder de Cs, Albert Rivera, que le advertía de que no lo haría en ningún caso, ni a que Sánchez se remitiera a Rivera porque éste no le merece credibilidad después de haber investido a Mariano Rajoy como presidente en 2016 tras decir que no lo haría.

Ya en el bloque expresamente sobre pactos, Iglesias recuperó la pregunta y dos veces más volvió a formularla a Sánchez ante la posibilidad que auguran las encuestas sobre un pacto entre PSOE y Ciudadanos tras el 28-A. Sin embargo, el presidente del Gobierno no descartó aliarse con Ciudadanos si la suma lo permite.

“Muchos electores de izquierda toman nota de este silencio porque es muy elocuente”, sentenció Iglesias visiblemente molesto porque Sánchez no le había querido responder las tres ocasiones en las que trató de advertir de que un gobierno de PSOE y Ciudadanos en La Moncloa supondría políticas de “derechas”.

El líder del PSOE prefirió recurrir a Vox cada vez que le preguntaban sobre pactos postelectorales para advertir de que su unión con PP y Cs conformaría un gobierno de extrema derecha. Ante esa posibilidad, prefirió hacer un llamamiento a los españoles para que den en las urnas “una amplia mayoría” que permita a su partido gobernar, según dio a entender, en solitario con independientes como los ministros que han aportado “talento” a su Ejecutivo en estos diez meses de mandato y que facilite “caminar hacia la justicia social”.

Sánchez adujo que el PSOE es “la única fuerza que puede evitar a las dos derechas” y pidió a sus votantes que no se confíen porque “la ultraderecha es temible en España” y él pensaba “que Trump no iba a ganar”, que el 'Bréxit' no se iba a producir en Reino Unido y que en Andalucía “no iban a pactar” los tres partidos del centroderecha.

CORRUPCIÓN Y REGENERACIÓN

Este apartado del debate también sirvió para que los cuatro cabezas de lista a La Moncloa discutieran sobre corrupción y regeneración democrática. En primer lugar, cuando Pedro Sánchez subrayó en dos ocasiones que la moción de censura con la que llegó a la Presidencia del Gobierno fue contra la “corrupción” del PP y la sentencia del ‘caso Gürtel’.

Sánchez relató que el PP tiene “doce ministros condenados o procesados por corrupción” y varios presidentes autonómicos en situación parecida y, por ello, recriminó a Albert Rivera que consideren que a quien es necesario poner un “cordón sanitario” es al PSOE.

Rivera contestó a Sánchez que, siguiendo su lógica de la moción de censura contra Rajoy por la sentencia del ‘caso Gürtel’ en dos municipios del PP de Madrid, el líder socialista debería dimitir en el caso de que el ‘caso de los ERE’ de Andalucía condene al PSOE. “¿Usted va a dimitir si hay condena por los ERE?”, preguntó.

El líder de Ciudadanos concluyó que en las elecciones del 28-A hay “dos opciones”, que resumió en “votar a Sánchez es votar no a España” y la alternativa que considera apostar por su partido para dar “un sí a España” conformando un “gobierno constitucionalista” junto al PP de Pablo Casado.

Rivera destacó que el “cordón sanitario” debe ser a Quim Torra, a quien Sánchez consideraba el “Le Pen de la política española” cuando estaba en la oposición y con quien se ha reunido estando al frente de La Moncloa. Por eso, dijo “arrepentirse mucho” de que haya pactado “con los que quieren liquidar España”.

Por su parte, Pablo Casado proclamó que “nosotros no vamos a pactar con la izquierda ni con independentistas ni batasunos”, lo cual encumbró como un signo de “credibilidad” en esta campaña frente a un PSOE que se alía “con aquellos que quieren romper España”.

(SERVIMEDIA)
23 Abr 2019
PAI/gja/

Últimos tweets

Últimas noticias