Noticias Sociedad

Homofobia

Cónyuges de diplomáticos LGTB, acreditados como empleados del hogar en 'países homófobos'

- Exteriores amplía la protección de las parejas del personal español en embajadas y consulados

Diplomáticos LGTB denuncian la discriminación que sufren sus cónyuges en países homófobos
MADRID

Actualmente hay seis Estados miembros de la ONU que aún persiguen la homosexualidad con pena de muerte. Los diplomáticos LGTB destinados a estos países llegan a acreditar a sus parejas como empleados del hogar o chóferes para poder tenerlos a su lado, una circunstancia que el Ministerio de Exteriores se ha propuesto atajar ampliando su protección.

La Convención de Viena sobre las Relaciones Diplomáticas establece que los cónyuges de los diplomáticos, como cónsules o embajadores, tienen el mismo estatus. Viajan con pasaporte diplomático, tienen inmunidad y gozan de prioridades a la hora de evacuar el país en situaciones de crisis.

Sin embargo, los diplomáticos que se casan con personas de su mismo sexo tienen serios problemas a la hora de acreditar a sus parejas cuando son destinados a países como Pakistán, Mauritania o Irán, donde la homosexualidad puede ser castigada incluso con la pena de muerte.

Para poder instalarse con sus parejas, los diplomáticos han llegado a hacerles pasar por sus trabajadores del hogar o chóferes, lo que les permite estar en el país de destino pero les priva de inmunidad diplomática, pese a ser familiar del diplomático.

“Te puedes encontrar en una situación en la que ni siquiera les dejen entrar en el país”, explicó en una entrevista con Servimedia el embajador Fernando Fernández-Arias, director de la Escuela Diplomática.

Este diplomático ha pasado por países como Jordania, Jerusalén, Finlandia o Estados Unidos. Cuando estuvo destinado en Helsinki, en 2002, el matrimonio homosexual aún no era legal en España -se aprobó en 2004-, por lo que su pareja no pudo ser reconocida.

“Yo he salido a un país donde la homosexualidad estaba en el Código Penal con una pena de prisión, y lo he hecho casada con una mujer”, explicó Laura García Alfaya, que ha ostentado el cargo de cónsul en diferentes delegaciones diplomáticas. “Cuando he solicitado acreditación para mi mujer, me han dicho que la acreditara como empleada del hogar; esto no es indigno, pero no es lo que debiera ser”, denunció.

Para atajar los problemas a los que se enfrentan los diplomáticos LGTB y sus parejas, un grupo de trabajadores en el exterior ha creado la plataforma ‘Exterior es Diverso’, con la que pretenden unir fuerzas para facilitar los trámites de acreditación a diplomáticos con parejas del mismo sexo, así como apoyar al Ministerio para ampliar la protección de estas personas cuando estén en países donde aún impera la homofobia.

De hecho, en los últimos meses el Ministerio de Asuntos Exteriores ha comenzado a trabajar en una mayor protección de estos diplomáticos, a los que busca “soluciones creativas”, en palabras de García Alfaya, que es una de las impulsoras de la plataforma, para que viajen en las condiciones más seguras posibles, tanto ellos como sus parejas.

Un ejemplo es Xavier, que prefiere no dar su verdadero nombre por seguridad, que en los próximos días viajará a su próximo destino, un país que persigue la homosexualidad, junto a su marido. En su caso, espera que su pareja pueda llegar a tener protección diplomática, algo que Exteriores ya está procurando para la mayoría de sus diplomáticos LGTB.

“El servicio de exteriores debe representar la España diversa que somos”, reivindicó García Alfaya. Por el momento, la plataforma ‘Exterior es Diverso’ sólo lleva un año y pretende que, gracias a la organización de todos los trabajadores públicos LGTB en el exterior, se consiga normalizar su situación.

(SERVIMEDIA)
17 Mayo 2019
GIC/man/gja/

Últimos tweets

Últimas noticias