Noticias Nacional
Ampliación

Sánchez dice que el 26-M “no es una partida de parchís” donde la “verde se come a la azul o la naranja adelanta a la azul”

- “Si tenemos las manos manchadas de algo es de concordia, paz y libertad”, dijo ante las "libertades" que cuestiona la ultraderecha

Sánchez dice que el 26-M “no es una partida de parchís” donde la “verde se come a la azul o la naranja adelanta a la azul”
Alcalá de Henares (Madrid)
May Mariño, enviada especial

El presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, volvió a cargar este viernes con la visión de “supervivencia” que, a su juicio, proyectan Partido Popular, Ciudadanos y Vox en las elecciones del 26 de mayo. “Las elecciones no son una partida de parchís”, dijo, donde hay que ver “si la ficha verde (Vox) se come a la azul (PP) y la naranja adelanta (Ciudadanos) a la azul".

“Las elecciones no son una partida de parchís, no van de la supervivencia de los líderes de la derecha sino de la supervivencia de las escuelas infantiles, de la sanidad y de las ayudas que necesitan los que tiene más necesidades”, aseveró.

“No podemos dejar la faena a medias y lo que hemos empezado el 28 de abril lo tenemos que terminar el 26 de mayo”, reiteró el presidente, y recordó que “hace cuatro años nos quedamos en Madrid a un escaño de quitar la mayoría absoluta en la Comunidad de Madrid.”

En la tercera ciudad de la Comunidad, calificó de “decepcionante” la posición de Ciudadanos, un partido que decían que nació para “regenerar la política” pero cuando pudo no apoyaron a los socialistas en la moción de censura que presentó el PSOE contra el Ejecutivo del PP.

Sánchez indicó que las “diferencias entre estos y nosotros es bien simple, porque el proyecto político del PSOE es Madrid, es España; y el proyecto político de Casado es Casado; el de Rivera es Rivera y el de la ultraderecha es la ultraderecha”. Por ello, animó a votar masivamente porque no vale con “ganar sino hay que gobernar” y las tres derechas mantiene que, si suman, se juntan.

Animó a tener un “voto coherente” con lo elegido el 28 de abril y que supuso la victoria socialista “sobre todo cuando lo que tenemos enfrente es la derecha, antes partida en dos hoy partida en tres, que ofrece lo mismo, lo de siempre, da igual que haya pasado el 28 de abril, porque ofrece involución, corrupción y recortes”.

Así las cosas, “para lograr esa mayoría que necesitamos, hay que pedir el voto a gente que no ha votado nunca al PSOE porque hay mucha gente de derecha que considera que no hay derecho a estas tres derechas que sufrimos”, añadió.

Lo dijo en un acto del partido que congregó a más de un millar de personas en el pabellón Espartales de Alcalá de Henares (Madrid), en el que también intervino el candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo; que se denominó como una “persona del montón”, de las “buenas gentes” que hay en Madrid. “No creo que la alternativa al bipartidismo sea el bibloquismo porque el PSOE no bloquea, sólo excluye a quién está fuera de la Constitución". Gabilondo tiene opciones de gobernar si consigue el respaldo necesario en las urnas con el apoyo de ofras formaciones de izquierda como Podemos y Más Madrid. Además, resumió “todo” su programa electoral en “abordar y resolver los problemas de los ciudadanos de forma justa”.

También tomaron la palabra el alcalde de Alcalá y candidato a la reelección, Javier Rodríguez; el líder de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, y Mónica Silvana, miembro de la Ejecutiva del PSOE y de la candidatura que los socialistas presentan al Parlamento Europeo. Al acto también acudieron las ministras de Justicia, Dolores Delgado, y de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Sánchez concluyó su intervención asegurando que “no habrá mayor momento” de emoción que volver a Alcalá de Henares a celebrar el Premio Cervantes con Javier Rodríguez de alcalde y con Ángel Gabilondo de presidente de la Comunidad de Madrid

Sánchez empezó su intervención recordando a Manuel Azaña, originario de Alcalá, con una cita que dedicó al fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba al que denominó como “ese gran patriota”. Con ambas menciones, el público se puso en pie.

Por otra parte, el presidente defendió el legado socialista de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero ante unas “libertades” que son puestas “en cuestión” por la ultraderecha y su inoculación en el discurso de las otras dos derechas.

“Si tenemos las manos manchadas de algo es de concordia, paz y libertad”, dijo el líder de los socialistas que definió su proyecto como el de las “oportunidades y la convivencia” frente al de “los derechos” de González y el de las “libertades” de Zapatero.

(SERVIMEDIA)
17 Mayo 2019
MML/gja/

Últimos tweets

Últimas noticias