Noticias Nacional Autonomías

SEGURIDAD

Las licencias de armas caen un 30% en Barcelona pese al repunte de la criminalidad

- Las detenciones por robos, homicidios y delitos de orden público subieron en la misma proporción (30%) durante 2018

MADRID
SERVIMEDIA

El número de licencias de armas concedidas en la provincia de Barcelona cayó un 29,5% durante 2018, el mismo porcentaje que subieron las detenciones por hurtos, robos o asesinatos el año pasado.

Según cifras oficiales del Ministerio del Interior a las que ha tenido acceso Servimedia, en 2018 se concedieron 12.975 licencias de armas frente a las 18.419 de 2017 (el número más alto desde la llegada de Ada Colau a la Alcaldía de la ciudad condal). Precisamente, el número de detenciones por robos, asesinatos o delitos contra el orden público creció en la misma proporción (un 29,5%) y se pasó de 7.845 detenidos en 2017 a 10.160.

Pese al descenso general, las licencias para armas de fuego cortas (pistolas y revólveres) crecieron un 7%. En concreto, durante 2018 se concedieron 125 licencias de este tipo, mientras que en 2017 el dato fue de 117.

Los datos muestran cómo las armas más utilizadas en la provincia de Barcelona son las “largas de ánima lisa”, una categoría que engloba a las escopetas; y cómo las licencias de este tipo cayeron un 32,7% en 2018, hasta situarse en las 6.742.

LLEGADA DE COLAU

Desde 2015, año en que Ada Colau tomó posesión como alcaldesa de Barcelona, hasta 2018, último año del que se disponen de datos definitivos, las licencias de armas han caído un 6,8% en toda la provincia.

Las licencias para pistolas y revólveres descendieron un 5,13%, mientras que las autorizaciones para las armas específicas para vigilantes crecieron casi en la misma proporción (5,2%). También es llamativo el repunte de licencias de armas para menores de 18 años: aunque en cifras absolutas la cantidad es pequeña (63 licencias, el 0,5% del total), el crecimiento respecto a 2015 es del 57,5%, ya que ese año se concedieron 40.

El segundo tipo de armas más numeroso en la provincia catalana es el de los rifles de caza mayor (en total, 3.315). Su uso cayó un 27,3% en 2018, y respecto a 2015 el descenso es de casi un 7%.

Finalmente, las licencias para armas de tiro deportivo sumaron 1.155 a lo largo del año pasado, lo que supone un descenso del 46% respecto a 2017, pero una subida del 17,7% sobre el dato de 2015.

REPUNTE DE LA CRIMINALIDAD

Durante 2018, el número de detenciones en la ciudad de Barcelona creció un 29,5%, y en los ocho primeros meses de 2019 subieron otro 23% respecto a los mismos meses del año pasado. De las 8.256 personas detenidas este año, el 85% tenía nacionalidad extranjera.

La mayoría de detenciones en la capital se producen por hurtos y robos (robo con violencia, robo con fuerza, sustracción de vehículos, hurto leve, etcétera). En total, estas categorías acumularon el 93% de las detenciones en 2019. En los ocho primeros meses del año se detuvo a 59 personas por homicidio o asesinato, lo que implica que ya se ha superado al total de detenidos por estos delitos en todo 2018, que fue de 51.

Tras las pasadas elecciones de mayo, Ada Colau dejó la seguridad de la ciudad en manos de Albert Batlle, ex director general de los Mossos d'Esquadra y actual teniente de alcalde de Seguridad de Barcelona, tras su acuerdo de Gobierno con el PSC.

Batlle concurrió como número tres en la lista socialista, encabezada por Jaume Collboni, y actualmente milita Units per Avançar, el partido heredero de Unió Democràtica de Catalunya. Una de sus primeras medidas fue crear un dispositivo para evitar que los vendedores ambulantes se situaran en los puntos más turísticos de la ciudad y aseguró en el Parlament que el aumento de los homicidios no implica “que se pueda hablar de tendencia al alza”.

(SERVIMEDIA)
29 Sep 2019
EOM/gja/nbc/pai