Noticias Nacional

Operativo pionero en Europa

Detenidas 3.695 personas y desmanteladas más de 800 plantaciones de marihuana en la ‘Operación Verde’

Detenidas 3.695 personas y desmanteladas más de 800 plantaciones de marihuana en la ‘Operación Verde’
MADRID

La Policía Nacional ha detenido a 3.695 personas y han sido desmanteladas más de 800 plantaciones de cannabis en diferentes operaciones realizadas por todo el país en el marco de la denominada ‘Operación Verde’, un operativo pionero en Europa que puso en marcha en febrero del 2019 con el apoyo de Interpol y Europol.

Son resultados correspondientes a la segunda fase del Plan, desarrollada desde agosto del 2019 hasta el pasado mes de octubre, y donde también han intervenido 496.047 plantas de marihuana e incautado 25.642 kilos de la misma, junto a 23.849 kilos de hachís, 3.140 kilos de cocaína, 85 kilos de heroína, 458 armas de fuego y más de 7,6 millones de euros.

Según informó este sábado la Policía, la ‘Operación Verde’ es el resultado operativo del estudio y análisis de la situación actual del tráfico de drogas en España, y de su objetivo de dar una respuesta activa al cultivo y tráfico de marihuana, así como al asentamiento en España de delincuencia organizada proveniente de otros puntos de Europa. Más de 2.000 agentes, especializados en la lucha contra el narcotráfico, forman parte de este proyecto.

La ‘Operación Verde’ se puso en marcha en febrero del año pasado tras varias operaciones internacionales realizadas en los últimos años con la colaboración de policías de otros países como Reino Unido, Holanda, Francia, Serbia, Italia y Portugal, donde los investigadores observaron que el origen de la marihuana se encontraba en España.

Se puso entonces en marcha el plan operativo para dar respuesta e investigar las organizaciones internacionales y nacionales asentadas en España especializadas en el narcotráfico de marihuana. Desde el comienzo y según la Policía, los investigadores han detectado un perfeccionamiento progresivo de las plantaciones “indoor” lo que, unido a su difícil detección al no ser posible su visualización desde el exterior, ha obligado a los efectivos a mejorar las técnicas específicas de investigación para poder detectarlas.

Se trata de un cultivo además, según han comprobado, donde su profesionalización implica cosechar mayores beneficios ilícitos, ya que a mayor inversión crece el rendimiento con un mayor número de plantas y cosechas, pero también al ir mejorando la selección de las semillas y con el uso de sofisticados sistemas de fertilización o climatización que permiten una producción permanente.

Las plantas incautadas con el operativo estaban instaladas en todo tipo de viviendas, garajes, zulos, naves industriales e incluso establecimientos públicos. Al ser plantaciones internas o “indoor”, los agentes han llevado además a cabo una evaluación del perjuicio económico que conlleva la defraudación de fluido eléctrico al realizar enganches ilegales. Según sus cálculos, y tomando en referencia el gasto de energía eléctrica para un cultivo intensivo de alto rendimiento, el fraude asciende a 6 millones de euros por trimestre.

La policía recuerda que el cultivo de marihuana trae consigo “una variedad de delitos conexos, tales como el narcotráfico de cocaína o heroína, tenencia ilícita de armas, blanqueo de capitales, defraudación de fluido eléctrico, pertenencia a organización criminal o los “vuelcos” (robos de droga entre narcotraficantes)”. De ahí, que junto a la droga incautada hayan intervenido 646 vehículos, más de 7,6 millones de euros y 458 armas de fuego –entre ellas 14 de guerra-.

Con el desmantelamiento de los puntos de plantación y producción de marihuana en España se realiza además “el corte del primer eslabón de la cadena de un fenómeno delictivo internacional”, indica la Policía, subrayando que parte de la marihuana elaborada aquí tiene como destino terceros países, principalmente de la Unión Europea. Eso implica que pueden estar involucradas diferentes organizaciones criminales de varios países en todos los demás eslabones de la misma. Solo su transporte, previo empaquetamiento principalmente con el método de ocultamiento entre mercancía legal, se puede haber dirigido a países como Francia, Italia o Reino Unido.

Dentro de la segunda fase de la ‘Operación Verde’ se han llevado a cabo importantes operaciones contra el cultivo y tráfico internacional de marihuana en diferentes localizaciones. Por ejemplo, en la provincia de Toledo encontraron en un zulo, a cuatro metros de profundidad, un cultivo ilegal de 300 metros cuadrados, y arrestaron a cuatro personas.

En Agüero (Huesca) detectaron, en menos de un año, cuatro plantaciones ocultas en sus bosques, donde incautaron unas 18,5 toneladas de marihuana -31.698 plantas- y lograron desarticular dos grupos de origen albanés dedicados al tráfico de cannabis a gran escala, arrestando a un total de 13 personas. Sus integrantes habían talado grandes superficies de pinares aprovechando al máximo los bancales del bosque para cultivar la marihuana, y alterado los barrancos y creado balsas artificiales para su riego.

(SERVIMEDIA)
21 Nov 2020
ECR/

Últimos tweets

Últimas noticias