Noticias Economía

PIB

El Banco de España mejora en cuatro décimas su previsión de PIB para este año y empeora en 1,5 puntos la de 2023

-Prevé que el PIB limite su crecimiento a un 0,1% en este tercer trimestre y espera mayor inflación para 2022, 2023 y 2024

MADRID
SERVIMEDIA

El Banco de España ha revisado al alza en cuatro décimas su previsión de crecimiento del PIB para este año, hasta el 4,5%, y ha empeorado en 1,5 puntos la de 2023, hasta el 1,4%, mientras que para ambos ejercicios estima mayores tasas de inflación que en sus proyecciones anteriores.

El organismo publicó este miércoles sus nuevas proyecciones macroeconómicas para España en las que mejora el PIB de este año fundamentalmente por un avance más intenso del PIB en el segundo trimestre del año de lo que se estimaba en junio.

Sin embargo, para el tercer trimestre del presente ejercicio, el Banco de España estima un crecimiento del PIB del 0,1% en variación intertrimestral, lo que supone una “desaceleración significativa” respecto al del segundo trimestre, que avanzó un 1,5%, en palabras del director general de Economía y Estadística de la institución, Ángel Gavilán. El empleo en ese trimestre “también se ha desacelerado”, con un crecimiento algo inferior al 0,5% frente al segundo trimestre, cuando creció un 1,5%.

De cara a 2023, se empeora la previsión por la desaceleración económica que se espera, por las mayores tasas de inflación proyectadas, por unas condiciones de financiación menos favorables, el aumento de la incertidumbre y el debilitamiento de la demanda global. Gavilán matizó que, en la medida en que muchos factores ahora negativos “van a ir mejorando gradualmente”, se traducirán en una mejora para 2024 en cuatro décimas de la previsión de PIB, hasta el 2,9%.

La proyección para este año, de un crecimiento del 4,5%, es una décima superior a la que dio a conocer ayer, martes, el Gobierno, del 4,4%, mientras que la de 2023, del 1,4%, es sensiblemente inferior a la del Ejecutivo, del 2,1%, también revisada a la baja ayer.

Gavilán explicó que estas previsiones no contemplan las medidas presupuestarias anunciadas y sí que incorporan un aumento de las pensiones del 8,7% para 2023, en función de la fórmula que marca la ley.

Repasó que el consumo está mostrando “debilitamiento”, las presiones inflacionistas “se están generalizando”, mientras que turismo apoya al alza las proyecciones, aunque vaticina que “se moderará” por la incertidumbre y las menores rentas de los turistas. “Estamos esperando una desaceleración de la actividad económica, el empleo se desacelerará en línea con esta desaceleración de la actividad” pero será “transitoria”, agregó.

El Banco de España también apunta que el PIB previo a la pandemia se recuperará en el primer trimestre de 2024, lo que supone retrasarlo dos trimestres respecto a lo proyectado en junio, aunque descartan que esto tenga “consecuencias estructurales”.

INFLACIÓN Y PARO

En cuanto a la inflación, el Banco de España revisa al alza 1,5 puntos la tasa prevista para este año, hasta el 8,7%; en 3,2 puntos en 2023, hasta el 5,6%, y una décima más en 2024, hasta el 1,9%. Mientras, la inflación subyacente, sin tener en cuenta energía y alimentos, también será más elevada de lo previsto en junio para 2022, 2023 y 2024: 3,9% (siete décimas más), 3,5% (1,3 puntos más) y 2,1% (una décima más).

Respecto a la tasa de paro en media anual, el Banco de España espera que este año sea del 12,8% sobre la población activa, dos décimas menos. En cambio, para 2023 espera dos décimas más, hasta el 12,9%, y para 2024 estima que será de tres décimas menos, hasta el 12,4%.

En cuanto al déficit, mejora sus estimaciones hasta el 4,3% del PIB este año, del 4% en 2023 y del 4,3% en 2024, aunque el director general de Estadística señaló que hay “mucha incertidumbre” en estas cifras. Matizó que las previsiones “no incorporan muchas de las medidas que se están anunciando”.

La deuda de las administraciones públicas sobre el PIB bajará en cada ejercicio, pasando del 113,3% este año al 109,9% en 2024.

Por otra parte, Gavilán señaló que se sigue produciendo un pacto de rentas “de forma implícita”, con incrementos salariales pactados “muy por debajo” de la inflación, al tiempo que los márgenes empresariales “están contenidos” y “por debajo de niveles prepandemia”.

(SERVIMEDIA)
05 Oct 2022
MMR/gja