Noticias Salud Sociedad

Sanidad

La asociación de quiroprácticos denuncia "el abandono" de los parlamentarios españoles en Europa ante "la persecución" que sufre en España la quiropráctica

MADRID

La Asociación Española de Quiroprácticos (AEQ), a través de su presidente, Carlos Gevers, denunció este sábado "la preocupante situación de desamparo" que viven estos profesionales en España y lamentó el "abandono" que sufren por parte de los eurodiputados españoles.

La denuncia se produce fechas antes de que tenga lugar, el 19 de febrero, en el Parlamento Europeo la exposición sobre 'Salud musculoesquelética y los ciudadanos en la Unión Europea', a cargo del europarlamentario griego Miltiadis Kyrkos. La AEQ considera que constituye "una gran oportunidad para que los parlamentarios europeos españoles puedan conocer de primera mano cómo la quiropráctica es uno de los tratamientos eficaces que se usan en Europa para tratar la pandemia que suponen los trastornos musculoesqueléticos, traduciéndose en enormes ahorros económicos a los servicios sanitarios".

Sin embargo, Gevers, señaló que “a pesar de que en este evento es posible saber mucho más sobre la quiropráctica y su condición de profesión sanitaria, ningún miembro español del Parlamento Europeo ha confirmado su asistencia. Como reflejo de la preocupante situación de desamparo que vivimos los quiroprácticos en España, los miembros españoles del Parlamento españoles no acudirán a este evento ni siquiera para informarse de la situación de los quiroprácticos en otros países y el tremendo error que se está cometiendo en España con esta profesión sanitaria.”

Se trata de una cita en la que los principales investigadores y expertos en columna vertebral de la profesión quiropráctica europea de la Unión Europea de Quiroprácticos expondrán a los eurodiputados los retos y las oportunidades de facilitar el acceso a la atención quiropráctica a todos los ciudadanos de Europa. Una exposición a la que ya han confirmado asistencia varios europarlamentarios de diferentes países.

El presidente de la AEQ indicó que el 19 de febrero supone "un momento clave, que los europarlamentarios españoles desaprovechan, para entender a través de esta exposición que hay que legislar y regular la quiropráctica en nuestro país. La urgencia de dar respuesta a la calidad y cantidad de quiroprácticos para atajar esta problemática tanto de profesionales, como de servicios prestados. Además de informarse de los beneficios que supondría la incorporación de la quiropráctica a los servicios sanitarios proporcionados en España; beneficios para el ciudadano, usuario, paciente, empresas, seguridad social, y en definitiva para el país en su totalidad”.

Ante esta situación, la asociación llamó la atención sobre la situación de "indefensión" en la que se encuentran los quiroprácticos en España frente a sus homólogos en otros países, en los que están reconocidos como profesión sanitaria "y en los que incluso, como ocurre en Francia, Portugal o Reino Unido, el ejercicio de esta profesión sanitaria se encuentra dentro del Sistema Nacional de Salud".

"No se debe olvidar", añadió, "que la 1uiropráctica es una profesión sanitaria de atención primaria que se encarga del diagnóstico, tratamiento y prevención de las alteraciones mecánicas de la columna vertebral en particular y del sistema neuro-musculo-esquelético en general. Una profesión sanitaria que goza de reconocimiento sanitario en el 60% de los países que conforman la Unión Europea. En dichos países, la profesión está reglamentada y la formación conducente a la obtención del título de quiropráctico tiene carácter universitario".

Además, explicó que la 1uiropráctica está regulada como profesión sanitaria en países europeos como Francia, Portugal, Italia, Malta, Chipre, Suiza, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Suecia, Noruega, Reino Unido o Islandia. Asimismo, en la mayoría de los países considerados “desarrollados” de todos los continentes, como Estados Unidos, Canadá, Australia o Nueva Zelanda.

A pesar de ello, la asociación insistió en que en España los quiroprácticos se encuentran inmersos en una campaña de desamparo por parte de sus políticos. De hecho, afirma España es el único país de la UE en el que su situación jurídica no está clara y en el que, además, "existe el riesgo de ser procesado por practicar esta profesión".

"Los políticos españoles", concluyó "olvidan que la formación de un quiropráctico es universitaria, equivalente a una licenciatura en España, con una duración mínima de 5 años a tiempo completo (300 créditos ECTS), pudiendo durar hasta los 7 años y que se imparte en Facultades de Medicina de universidades tan prestigiosas como la Universidad de Zúrich o la Universidad del Sur de Dinamarca o del Sur de Gales, entre otras".

Gevers añadió que "los representantes españoles dejan de lado que la Organización Mundial de la Salud (OMS), la autoridad más importante en materia sanitaria, reconoce también a la quiropráctica como una profesión sanitaria".

(SERVIMEDIA)
09 Feb 2019
s/gja/

Últimos tweets

Últimas noticias