Noticias Sociedad

Las agresiones a periodistas mexicanas aumentaron un 241% en la última legislatura de Peña Nieto

- Las profesionales señalan a las autoridades y piden respeto

MADRID

Las agresiones a mujeres periodistas en México aumentaron un 241% en la última legislatura de Enrique Peña Nieto al frente del país, con 448 casos registrados por la organización Comunicación e Información de la Mujer y que ponen de relieve el escaso interés de las autoridades por las informadoras o el sexismo que impera en la información mexicana.

Desde amenazas con fotos de sus hijos en redes sociales hasta extorsiones con vídeos sexuales. Las periodistas mexicanas han contabilizado 448 agresiones a sus colegas en los seis años de la anterior legislatura, un mandato marcado por la violencia y coacciones a la prensa, según la coordinadora de la asociación de periodistas mexicanas Cimac, Lucía Lagunes.

Según un informe de esta organización presentado este jueves en la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) junto a la Cátedra Unesco de Comunicación de la Universidad de Málaga, 11 informadoras fueron asesinadas entre 2012 y 2018. Centenares de ellas han sufrido vejaciones o amenazas de las que no existe registro oficial ni investigación abierta.

“México es un país peligroso para ejercer el periodismo”, comenzó Lagunes al presentar las cifras de informadoras víctimas de violencia. Lo es más para las mujeres por la escasa veracidad que se concede a sus testimonios y la falta de estadísticas. Además, según Cimac, entre las amenazas que reciben suele haber un componente sexual.

“Peña Nieto dice que quienes agreden a las periodistas son los narcos, pero quienes lo hacen son mayoritariamente las autoridades como policías o agentes del ejército”, denunció Lagunes. Sin embargo, el informe refleja que siete de cada diez agresiones fueron contra informadoras que cubrían información política. “Durante su mandato, hubo una fiscalía especializada que ni fiscalizó ni sancionó”, agregó.

Si en la legislatura de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) se contabilizaron 131 casos de violencia contra mujeres periodistas, en el mandato de Peña Nieto (2012-2018) aumentaron a 448 casos, de los cuales 422 han sido analizados por Cimac en su informe.

La violencia física se dio en el 35% de los casos, mientras que en el 87,7% hubo también violencia psicológica. Las agresiones sexuales, por su parte, ocuparon más de un 7%. La mayoría de los casos se concentran en Ciudad de México, donde ocurrieron el 40%, y, en segundo lugar, en Veracruz, que acumula el 13% de los casos registrados.

Según la coordinadora de Cimac, las empresas periodísticas no se hacen cargo de las agresiones que reciben sus reporteras y existe poca solidaridad entre los compañeros de profesión, a lo que se añade la ineficacia de las autoridades y la Fiscalía. Esto deja a las informadoras en una situación de “vulnerabilidad”.

“México es una democracia, pero debilitada. A estas mujeres que están documentando la historia se les debe garantizar no sólo unas condiciones dignas -en México se llega a pagar a un euro la pieza-, sino también seguras”, insistió Lagunes.

La organización Cimac, que nació a raíz del movimiento feminista de periodistas, aseguró que “enmarcarlas en un silencio provoca que sus agresiones queden ocultas”, por lo que reclamó al nuevo Gobierno de Manuel López Obrador que ponga “luz pública” y se tome en serio la labor de las periodistas.

(SERVIMEDIA)
16 Mayo 2019
GIC/man/

Últimos tweets

Últimas noticias