Noticias Sociedad

Cumbre del Clima

Las nuevas voces por el clima: Greta Thunberg eleva la popularidad de activistas ignoradas en sus países

La activista ugandesa Vanessa Nakate junto a otros activistas de Fridays For Future en la COP25
MADRID

El paso de Greta Thunberg por la Cumbre Mundial del Clima, que se desarrolla estos días en Madrid, ha servido para diversificar su protagonismo. En todas sus intervenciones, la activista sueca ha estado rodeada de jóvenes que han replicado Fridays For Future en sus respectivos países pero que, hasta la fecha, eran auténticos desconocidos.

Basta un paseo con Vanessa Nakate (Kampala, Uganda, 1996) para darse cuenta de que en sólo unos días se ha convertido en casi una estrella del ecologismo. En un recorrido de diez minutos por la ‘Zona Azul’ de la cumbre -la reservada para los delegados de los países, diplomáticos y observadores- acumula varias fotografías y ‘selfies’ con personas de toda nacionalidad.

Hasta hace una semana era una auténtica desconocida. Su primera aparición pública fue el pasado viernes en una rueda de prensa que ofreció Greta Thunberg junto a varios activistas de Fridays For Future, el movimiento que la joven inició con sus protestas de cada viernes ante al Parlamento sueco. La historia de Nakate es similar, con la salvedad de que, cuando ella protesta, se la juega con las autoridades ugandesas.

“A veces protesto yo sola”, reconoce en una entrevista con Servimedia. Son muchos menos los que siguen sus pasos y, a diferencia de Greta Thunberg -con quien se comunicó por primera vez por teléfono hace ya un año para poner en marcha el movimiento en Uganda-, puede desenvolverse por la cumbre sin escolta policial ni le sigue una maraña de periodistas y fans.

“Mucha gente en mi país es completamente ignorante sobre las consecuencias del cambio climático y de cómo les afecta; a veces, en las protestas estoy sola con tres amigos. Además, mucha gente tiene miedo de ser arrestada o de ser reprimida por la policía”, relató. Por eso, el movimiento de Fridays For Future en su país tiene especial cuidado a la hora de no exceder el número de personas que se pueden reunir en la calle fijado por las autoridades.

El nombre de esta joven de sólo 22 años, graduada en Administración de Empresas y totalmente bilingüe, resuena con fuerza en la cumbre y son muchos quienes ya la reconocen e intentan inmortalizar su paso por Madrid. Toda esta popularidad, cosechada durante la cumbre con elocuentes y multitudinarios discursos junto a Greta Thunberg retransmitidos por ‘streaming’ a cientos de países, contrasta con la escasa -por no decir nula- visibilidad que tiene en Uganda, país que participa en la cumbre.

“Nadie de mi país se ha puesto en contacto conmigo, ni siquiera de la delegación. Y es curioso, porque después de la rueda de prensa con Greta Thunberg mucha gente vino preguntando por mí, pero nadie de Uganda”, lamenta. También reprocha a los ministros ugandeses que en sus perfiles de Twitter se hagan eco de los mensajes de la joven activista sueca y, por el contrario, tan siquiera se acerquen a las jóvenes de Uganda que, como ella, encabezan la causa climática.

ELIZABETH WANJIRU, AMBIENTÓLOGA KENIATA

Quien sí es algo más popular en su país es la activista Elizabeth Wanjiru Wathuti (Nairobi, Kenia, 1995), una joven ambientóloga que, incluso, llegó a ser incluida como una de las mujeres más influyentes del país en una de las principales revistas keniatas por haber creado la organización Green Generation Initiative, que promueve la defensa de los árboles en Kenia. Sin embargo, su eco internacional, al igual que el de Vanessa Nakate, ha venido de la mano de Fridays For Future y de Greta Thunberg, con quien también ha compartido espacios en la Cumbre de Madrid.

Sobre el movimiento iniciado en Kenia al albor de Thunberg, aseguró que “no es fácil movilizar a los jóvenes en mi país”, sobre todo por el “miedo” a la represión. “Aunque esté recogido en la Constitución, las protestas no son respetadas por las autoridades, y eso hace que la gente vea riesgo en salir a manifestarse”, explicó.

“No es como aquí en Madrid, que en la última manifestación vimos cómo la Policía no sólo estaba respetando, sino que protegía a los manifestantes del tráfico; era un espacio seguro. Eso es un privilegio que en África no tenemos”, dijo.

Preguntada por las críticas y discursos negacionistas que muchos lanzan sobre los adolescentes del movimiento creado por la joven sueca, Wanjiru señaló que “muchos de nosotros ni siquiera necesitamos la ciencia para comprender la crisis climática”, pues en África son “la mayoría quienes vemos el impacto que tiene el cambio climático cada día” con “las inundaciones o las cosechas”.

“Los jóvenes tenemos muy claro que no pararemos hasta que se haga caso a lo que estamos reclamando. Yo me di cuenta de que necesitaba salvar el medio ambiente y estudié ciencias ambientales; ahora tengo los conocimientos y puedo aportar soluciones”, declaró.

HILDA NAKABUYE REVOLUCIONA LA CUMBRE

Otro de los rostros que más han aparecido junto a Greta Thunberg es el de la joven ugandesa Hilda Flavia Nakabuye. Con 22 años, ayer revolucionó la Cumbre Mundial del Clima en una intervención posterior a la de la sueca en el Plenario con los representantes de alto nivel de los diferentes países de Naciones Unidas. “Lleváis negociando soluciones desde antes de que yo naciera, ¿cuánto más hay que esperar?”, dijo entre vítores de los presentes.

Si Greta Thunberg portaba en sus protestas el ya famoso cartel de ‘Skolstrejk för Klimatet’, que portaba cada viernes frente al Parlamento Sueco, Nakabuye tiene el suyo propio con un mensaje diferente: “Keep mama Africa green” (Mantened verde a la madre África, en español) junto a la advertencia ‘Uganda’s temperatures are rising’ (las temperaturas de Uganda están subiendo).

“Me enteré por Twitter de que Greta estaba protestando frente al Parlamento de Suecia y me pareció una buena idea participar en un movimiento similar en mi país”, explicó a Servimedia. Ella es de las activistas que más ha aparecido en los actos de Thunberg y fue de las primeras que intervino nada más llegar la adolecente sueca el pasado viernes. De hecho, ya ha copado algunos titulares en la prensa internacional por la emoción que infringen sus discursos.

Vanessa Nakate, Nakabuye Hilda y Elizabeth Wanjiru representan las voces de las jóvenes activistas de Fridays For Future en África, unas voces que antes de la Conferencia de las Partes de Naciones Unidas contra el Cambio Climático (COP25) eran completamente desconocidas e ignoradas. Hoy, después del protagonismo cedido por Thunberg a sus compañeras -a las que ha animado insistentemente a intervenir en ruedas de prensa y mesas redondas- han alcanzado eco mediático y, poco a poco, también político.

(SERVIMEDIA)
12 Dic 2019
GIC/MGR/gja/

Últimos tweets

Últimas noticias