Noticias Autonomías Salud Sociedad

Drogas

El sector del ocio nocturno puede jugar un papel preventivo “muy relevante” contra el consumo “de riesgo”

- Según Energy Control, entidad que analiza sustancias en este tipo de espacios donde los jóvenes consumen alcohol, tabaco y cannabis

Madrid
SERVIMEDIA

El sector del ocio nocturno puede jugar un papel preventivo “muy relevante” contra el consumo “de riesgo” de drogas al encontrarse en una “posición privilegiada” para la detección de este tipo de situaciones.

Así lo defendió, en declaraciones a Servimedia, la coordinadora de la organización de análisis de sustancias Energy Control, Nuria Calzada, quien aseguró que propietarios, gestores y empleados de estos espacios deben implicarse en la implementación de medidas que mejoren su seguridad.

Tras lamentar que muchos de estos agentes “clave” no están “suficientemente sensibilizados”, denunció “barbaridades” como el cierre de los grifos de los lavabos en las discotecas, la venta de agua embotellada a precios “desorbitados”, la presencia de profesionales sanitarios sin formación específica en este área o personal de seguridad sin aptitudes para la detección y el correcto abordaje de posibles intoxicaciones.

Por estas razones, desde 2005 Energy Control asesora a la industria sobre el diseño de espacios de ocio “seguro” y proporciona a sus profesionales formación especializada teniendo en cuenta que la droga está presente tanto en festivales de música como en clubs, bares o discotecas.

Allí comparte espacio con los técnicos de esta entidad, que en 2018 realizaron 113 intervenciones y solo en el mes de diciembre de 2019 han detectado la presencia en Barcelona de tres sustancias peligrosas.

Su experiencia les ha permitido, además, establecer el perfil del consumidor que demanda información al respecto y que se corresponde con el de un joven de unos 25 años de edad que en el último año ha consumido, principalmente, alcohol (94%), tabaco (81%) y cannabis (74%).

A estas sustancias le siguen la MDMA (61%), el speed (43%) y la cocaína (42%) y en todos los casos el patrón de consumo suele combinar dos o más sustancias entre las que siempre suele estar presente el alcohol.

INFORMACIÓN ÚTIL Y SIN PREJUICIOS

Estos jóvenes carecen de una información adecuada en torno a los riesgos asociados y las estrategias idóneas para limitar los daños y no tienen contacto con dispositivos preventivos o asistenciales. Para solventar esta situación, Energy Control les proporciona información objetiva, “libre de prejuicios y útil” que, en general, es “bien aceptada”. “Tratamos de conocer cómo consumen y facilitarles pautas de uso que comporten menor riesgo” en este sentido, apuntó Calzada.

Este proyecto, que nació en Barcelona, ha sido testigo de la evolución del consumo de drogas en los últimos años en España y, por ello, su coordinadora alertó de la aparición de nuevas drogas psicoactivas y de la “creciente” importancia de los mercados de venta de drogas a través de Internet.

MDMA, COCAÍNA Y SPEED

Cada verano, entre junio y octubre, los técnicos de la plataforma recorren los festivales musicales que se suceden a lo largo de toda la geografía española, donde analizan, principalmente, MDMA o éxtasis en pastilla y cristal, pero también cocaína o speed.

Para ello aplican test colorimétricos, que ofrecen información rápida sobre la posible presencia de las sustancias activas del speed, el éxtasis, la cocaína, la ketamina y el Nexus (2CB) y la técnica conocida como cromatografía de capa fina, más precisa y que permite analizar más sustancias, diferenciar los derivados del éxtasis y de las anfetaminas, la cocaína, ketamina, opiáceos, cannabinoides, LSD o RC's y detectar los adulterantes más habituales.

En algunos festivales también utilizan la espectrofotometría ultravioleta, a través de la cual pueden conocer la concentración de algunas sustancias “siempre que no hayan sido adulteradas”, matizó Calzada, al tiempo que la consideró “especialmente útil” en el caso de la MDMA dado que, en los últimos años, la concentración media de estas pastillas ha aumentado “notablemente”.

Energy Control también dispone de un servicio de orientación fuera de los espacios de ocio a través del que recibe consultas de usuarios con “dudas” sobre su consumo y que no disponen de otros recursos donde ser atendidos “sin ser estigmatizados o criminalizados por consumir sustancias”, denunció su coordinadora.

No obstante, también atiende demandas de información, formación y asesoramiento por parte de padres, profesionales y administraciones en aspectos relacionados con la reducción de riesgos y daños asociados al consumo de drogas y comparte con ellos información “útil” para un “abordaje adecuado” de esta problemática.

(SERVIMEDIA)
22 Dec 2019
MJR/pai