Noticias Sociedad

Cultura

La pandemia elevó la lectura de libros a máximos históricos en el confinamiento

MADRID
SERVIMEDIA

La lectura alcanzó máximos históricos en España durante los meses del confinamiento decretado por la pandemia del coronavirus, según el barómetro presentado hoy por el Ministerio de Cultura y la Federación de Gremios de Editores. En este tiempo, el 57% de los españoles fueron lectores frecuentes, dedicando a los libros una media semanal de ocho horas y media.

Si en 2019 justo la mitad de la población leía libros todas las semanas, durante los meses de confinamiento estricto fue el 57%. Además, si antes se dedicaban a la lectura seis horas y 55 minutos, en el primer estado de alarma por la Covid-19 se dedicaban ocho horas y 25 minutos, como consta en el barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España en 2020.

“El libro ha jugado un papel relevante en la vida de los ciudadanos. Nos tuvimos que confinar todos y nuestra vida cambió radicalmente nuestros hábitos de consumo y muchas otras cosas”, valoró el presidente de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), Patrici Tixis, junto al ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes.

El efecto del confinamiento sobre la lectura se dio principalmente entre los menores de 35 años. Si en 2019 leía el 58% de los jóvenes entre 25 y 34 años, durante el confinamiento lo hizo el 65%, mismo porcentaje que entre los jóvenes entre 18 y 24 años que son, con diferencia, los grupos de edad que más leen.

Además, una vez acabado el confinamiento, aumentó el número de lectores frecuentes respecto al año anterior. En concreto, quienes leen con frecuencia diaria han pasado de ser el 32,4% en 2019 a representar el 34,7% en 2020. Asimismo, quienes no leen nunca han pasado de ocupar un 37,8% en 2019 a ser el 36% en 2020.

La lectura de libros por ocio y en el tiempo libre no ha dejado de crecer en los últimos años y acumula un incremento del 12,3% en la última década, y que ha sido especialmente significativo en este último año. Y es que el 64% de los españoles lee libros, cuando en 2019 eran el 62,2%. Por el contrario, la lectura de libros por trabajo o estudios ha descendido notablemente al pasar del 27,5% al 23,1%.

En general, son las mujeres quienes más leen -un 59% de ellas frente a un 46% de ellos en 2020- y, a medida que aumenta la edad, disminuye el porcentaje de población lectora, con un claro descenso entre los mayores de 65 años. En este grupo, sólo lee el 43% en un porcentaje igual entre hombres y mujeres.

En cuanto a las regiones, la Comunidad de Madrid es la más lectora con un 73,8% de la población que lee libros, seguida del País Vasco (66,9%) y Navarra (66,5%). Las menos lectoras son Andalucía (59,3%), Canarias (58,3%) y Extremadura (53,9%).

En el porcentaje de población lectora influye notoriamente el nivel de estudios. De hecho, entre quienes tienen estudios universitarios lee el 85,7%, porcentaje que baja al 61,4% entre quienes tienen estudios secundarios. Sin embargo, sólo el 39,6% de quienes tienen estudios básicos lee libros.

En cuanto a los formatos, el libro tradicional sigue siendo líder, mientras que los libros en formato digital se encuentran estancados y los lee el 30% de los mayores de 14 años. Además, las librerías son el lugar favorito para comprarlos, ya que el 71,1% de los españoles se abastece de libros en ellas, mientras que el 38,4% compra en Internet.

En su intervención, el ministro José Manuel Rodríguez Uribes se mostró optimista respecto a los datos del barómetro y aseguró que “el fomento de la lectura es un asunto de país”, al tiempo que aplaudió el papel de las librerías: “Me alegra comprobar que la librería se mantiene como referencia para la compra de libros”, dijo.

Pese a todo, recordó que hay un 36% de españoles que “aún no lee y a los que tenemos la obligación de llegar para que descubran el gozo de leer”.

(SERVIMEDIA)
26 Feb 2021
GIC/clc