Noticias Economía Nacional

Guerra en Ucrania

La Comisión propone un tope al precio del petróleo ruso para frenar los ingresos del Kremlin

Madrid Bruselas
SERVIMEDIA

La Comisión Europea anunció este miércoles la propuesta de un nuevo paquete de sanciones contra Rusia, el octavo desde el comienzo de la invasión de Ucrania, el pasado 24 de febrero. Su objetivo es poner un tope al precio del petróleo ruso e impedir a figuras cercanas al Kremlin y responsables de la guerra seguir aportando fondos para la agresión.

Así lo anunciaron en rueda de prensa en Bruselas la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el Alto Representante y vicepresidente la de Comisión, Josep Borrell, que subrayaron que las nuevas sanciones, que ahora tendrán que aprobar los 27, afectarán aún más a la economía de Rusia, privándola de ingresos adicionales por valor de 7.000 millones.

Von der Leyen explicó la importancia de reducir los ingresos que obtiene Rusia de la venta de los combustibles fósiles para financiar la guerra y “por ese motivo hemos decidido prohibir la entrada del crudo que llega por barco en la Unión Europea”.

No obstante, señaló, “como hay algunos países en vías de desarrollo que necesitan este tipo de petróleo a un precio razonable”, se decidió “aceptar un tope de precio para los terceros países que no son miembros de la Unión Europea, pero que necesitan comprar el petróleo a Rusia”.

En opinión de la presidenta de la Comisión, esta medida “mantendrá el mercado internacional, el mercado energético, estable al mismo tiempo que limitamos la capacidad de ingresos que recibe Rusia”. De esta manera, aseveró, “estamos sentando unas bases jurídicas para este tope de precios”.

ESCALADA RUSA

Por su parte, el Alto Representante, Josep Borrell, denunció el nuevo paso de Rusia en la escalada de la agresión contra Ucrania con el “referéndum ilegal organizado por Rusia” en Lugansk, Donetsk, Zaporiyia y Jersón, territorios ucranianos ocupados. “El Kremlin básicamente está llevando a cabo lo mismo que ya hemos visto en Georgia en 2008 y en Crimea en 2014”, recalcó.

Borrell subrayó que “ninguno de los Estados miembros de la Unión Europea va a reconocer los resultados de este referéndum ilegal” y pidió a la comunidad internacional que haga lo propio, “puesto que esta es una violación clara del derecho internacional, así como de los principios de la Carta de las Naciones Unidas”.

Además, enfatizó que la Unión Europea seguirá apoyando a Ucrania, “con la ruta que hemos marcado con sanciones, con una ampliación en la lista de los productos que no se pueden exportar ni importar hacia o desde Rusia”.

Igualmente señaló que se incrementará “la lista de personas que han estado eludiendo las sanciones, estamos hablando de más de 1.000 personas que han sido incluidas”, una medida que calificó de clave, “porque estamos incluyendo a personas que toman decisiones fundamentales, algunos de los oficiales de mayor rango, oligarcas, personas, que lo que han estado haciendo es dañar la integridad del territorio ucraniano”.

Se trata, añadió Borrell, de dar “una respuesta directa al aumento de la agresión rusa a Ucrania, entre otras cosas con el llamamiento de reservistas al frente”. En definitiva, resumió, se propone un nuevo paquete de sanciones a Rusia con el que estiman que se van a reducir los ingresos del Kremlin en 7.000 millones de euros.

(SERVIMEDIA)
28 Sep 2022
MGN/mjg