Noticias Economía Sociedad RSC Mayores Tecnología

Empresas

Las empresas deberán ser “más humanas” en un futuro en el que “los robots no van a sustituir a las personas”

VÍDEO: los clientes de Servimedia disponen de imágenes y sonido de estas declaraciones en el enlace https://servimedia.tv/RSCrobotspersonas

MADRID
SERVIMEDIA

Las empresas deberán ser “mucho más humanas” en el futuro para “no vivir en un Matrix” en el que “los robots no van a sustituir a las personas”.

Esta es una de las conclusiones obtenidas del diálogo organizado por Servimedia sobre la ‘RSC en el modelo actual de empresa’, en el que participaron la directora de Grünenthal, Ana Martins; el director general de Pelayo, Francisco Gómez; y el secretario general del Club de Excelencia en Gestión, Ignacio Babé.

Uno de los temas tratados durante el diálogo fue el futuro de las compañías en su trato tanto a los clientes como a sus trabajadores y, en este punto, el secretario general del Club de Excelencia de Gestión, Ignacio Babé, indicó que la pandemia de covid-19 “ha impactado positivamente” gracias al hecho de que “las empresas vuelvan a mirar a las personas”. Asimismo, Babé resaltó que “muchas empresas han caído en la cuenta de que deberíamos prestar más atención a qué estamos haciendo con nuestra gente” y “cómo podemos cuidarnos”.

En la misma línea, Martins destacó que en Grünenthal la estrategia de RSC está basada en “las personas, los pacientes y el planeta”, pero que, de forma transversal a toda la actividad, están también la “ética y la integridad”.

Por su parte, el director general de Pelayo, Francisco Gómez, subrayó la importancia de “ser flexibles y ágiles” en las compañías “para que las cosas sucedan” y que, junto a la capacidad de progresar de las empresas, también lo hagan los empleados.

TELETRABAJO Y FLEXIBILIDAD

En este punto, Gómez se refirió al ejemplo del teletrabajo y el debate en el que se encuentran “muchas empresas” desde la pandemia sobre “cómo organizar a las personas” en este aspecto para “no quedarnos cortos y cómo no pasarnos de frenada”.

En este sentido, Martins indicó que “innovar” es mucho más que el I+D, y también consiste en tener flexibilidad y “pensar diferente” para “encontrar formas rápidamente de adaptarse al entorno cambiante”, poniendo como ejemplo que “la digitalización fue muy importante y se aceleró mucho” durante la pandemia, por lo que la flexibilidad y la adaptación son “competencias que cada vez que necesitamos más en nuestros equipos”.

En la misma línea se mostró Babé, que también se refirió a la necesidad de que las compañías y organizaciones estén pendientes “de innovar y ajustarse a lo que la sociedad está demandando”, así como “ser flexibles” para “adaptarte a lo que tu gente te está pidiendo”.

De esta forma, en referencia al teletrabajo, declaró que “hay una tendencia muy grande a que se equilibre mucho mejor la relación de trabajo, familia, ocio y que las organizaciones empiecen a entender que eso es importante”, por lo que expresó su sorpresa “por que haya tantas organizaciones exigiendo a sus trabajadores que vuelvan a trabajar con los mismos horarios” que antes.

En cualquier caso, destacó que ahora “se escucha mucho más a la sociedad” y que “las organizaciones están tratando de tener esa flexibilidad que tenemos los ciudadanos y la sociedad civil”, porque actualmente los imprevistos “nos vienen de todos lados”, a través de “pandemias, efectos meteorológicos, inflación, guerra…”. “Estamos viviendo en un continuo cambio con aceleraciones”, afirmó, para acto seguido asegurar que “eso requiere una flexibilidad para gestionar”.

ROBOTIZACIÓN

Asimismo, Babé apuntó que “la inteligencia artificial y los robots están ocupando cada vez más partes de las organizaciones”, por lo que “las compañías van a tener que hacer un esfuerzo por ser más humanas y tener un trato más humano con los clientes, empleados, accionistas, patronos”, siendo necesario “un esfuerzo por no vivir en Matrix”.

En este sentido, Babé opinó que “los robots no van a sustituir a las personas”, porque “las personas sentimos y tenemos la experiencia del cliente o del empleado” y puso como ejemplo que, ante la digitalización del sector bancario, esto supone un problema para las personas mayores, más acostumbradas al contacto humano, por lo que recomendó a las empresas “entender a tus clientes y escuchar a todos”.

En este ámbito, Gómez declaró que la robotización está presente “en muchos procesos de bajo valor añadido” de la compañía, pero que puede suponer también una oportunidad para ayudar a mejorar la experiencia del cliente sin deteriorar la calidad del servicio.

(SERVIMEDIA)
26 Jun 2022
IPS/clc/gja