Noticias Economía Nacional Mayores
Ampliación

Pensiones

El Gobierno asegura que la reforma de las pensiones garantiza la sostenibilidad del sistema de manera “indefinida”

- Incrementa las bases máximas, las aportaciones al fondo de reserva, ofrece dos períodos de cálculo de la pensión y refuerza la lucha contra la brecha de género - Escrivá espera que en menos de dos décadas la ‘hucha’ de las pensiones acumule hasta 130.000 millones de euros

MADRID
SERVIMEDIA

El Gobierno aprobó este jueves en Consejo de Ministros extraordinario el real decreto de la segunda fase de la reforma de pensiones y destacó que con ella se garantiza la sostenibilidad del sistema de manera “indefinida”.

Entre otras medidas, la reforma recoge un incremento anual del 1,2% de las bases máximas de cotización hasta 2050, duplica las aportaciones de empresarios y trabajadores al fondo de reserva, aumenta las pensiones mínimas y ofrece dos fórmulas para elegir el período de cálculo de la pensión durante dos décadas.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el titular de la cartera de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, destacó que con esta reforma el sistema se hace “más robusto” y se garantiza su sostenibilidad de manera “indefinida”.

Además, dijo que se hace el sistema más “equitativo”, se reduce la brecha de género y se beneficia a “muchos jóvenes” al derogarse el factor de sostenibilidad de la reforma de pensiones del PP del año 2013. Con el sistema anterior, que calificó de “extraordinariamente lesivo”, un pensionista podría perder durante su vida un 30% del poder adquisitivo, mientras que ahora se garantiza el poder de compra.

El texto será remitido al Congreso, donde deberá ser convalidado. Los partidos han pedido al Gobierno que lo tramite como proyecto de ley para que se puedan introducir cambios por parte de los grupos, un extremo que el ministro confirmó que aceptan: “Vamos a estar abiertos a todas aquellas aportaciones que puedan mejorar la ley”.

No obstante, Escrivá acusó al líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, de “falta de respeto” al Parlamento, a los agentes sociales y a las instituciones europeas por calificar de “power point” el texto de la reforma, del que el ministro dijo que es “muy riguroso” y está muy trabajado.

Este mismo jueves, Bildu avanzó un acuerdo con el Gobierno para apoyar la reforma de pensiones a cambio de aumentar las pensiones mínimas de viudedad y ligarlas a las no contributivas.

MEDIDAS

Para blindar el poder adquisitivo de los pensionistas actuales y futuros, se refuerzan los ingresos de la Seguridad Social con distintas medidas: el incremento de las bases máximas, la creación de una cuota de solidaridad para la parte del salario que actualmente no cotiza por superar el tope máximo de cotización (será del 1% en 2025 e irá aumentando a un ritmo de 0,25 puntos por año hasta llegar al 6% en 2045) y el fortalecimiento del MEI, que pasa del 0,6% al 1,2% en 2029, a un ritmo de una décima de subida por año.

Sobre este punto, el ministro estimó que estas aportaciones, destinadas a fortalecer la conocida como ‘hucha’ de las pensiones, acumulará unos 120.000 o 130.000 millones en menos de dos décadas. Además, el conjunto de medidas de ingresos dotarán al sistema de unos fondos por valor del 1% del Producto Interior Bruto (PIB).

Por otro lado, para los próximos 20 años se establecerá un régimen dual del periodo de cómputo, por el que se aplicará a los trabajadores que se jubilen la más beneficiosa de estas posibilidades: los 29 últimos años de carrera, descartando los 24 meses [2 años] peores; y el periodo de cómputo actual (25 últimos años).

La primera posibilidad se desplegará progresivamente durante 12 años a partir de 2026. Esto beneficiará especialmente a los trabajadores con carreras irregulares.

Al hilo, Escrivá comentó que “nunca hemos planteado en términos de ahorro” este apartado, sino que está pensado para que no se vean tan perjudicadas las personas con carreras laborales no lineales y cuyos últimos años de carrera no sean los mejores.

Sobre el hecho de que vayan a subir más las bases máximas de cotización que la pensión máxima, el ministro explicó que también lo harán, pero con “un decalaje”, aunque “a largo plazo convergen las dos”.

También se refuerzan las medidas para reducir la brecha de género en pensiones, mejorando la cobertura de lagunas con enfoque especial para mujeres y aumentando el complemento para la reducción de la brecha de género. Asimismo, se incluye en el sistema de Seguridad Social a los alumnos que realicen prácticas formativas y académicas incluidas en programas de formación.

Ante estas medidas, el ministro de la Seguridad Social resaltó que no solo se hace el sistema “más robusto”, sino más “equitativo” y más justo.

CRÍTICAS DE CEOE

Preguntado por las críticas que está realizando la CEOE, en relación con que la subida de cotizaciones que lleva aparejada la reforma de pensiones restará competitividad a las empresas y lastrará las posibilidades de atraer talento a España, Escrivá detalló que las medidas suponen que el coste por hora trabajada se incremente en 37 céntimos.

De hecho, defendió que los costes laborales en España son inferiores a los del entorno, ya que el gasto por hora trabajada es de 23,4 euros, frente a los 33 de la media europea o los 30 de Italia, con un sistema productivo “similar” al español.

En términos relativos, el ministro dijo que equivaldría a una subida salarial del 1,6% en todo el período de despliegue de las medidas de la reforma, que va hasta 2050. “Para ponerlo en referencia, una subida salarial para un año que se esté negociando en un convenio colectivo está en un rango incluso superior a lo que estamos hablando en 30 años”, aseveró.

“Es un ajuste modesto”, proclamó el ministro, que agregó que “el sistema ya es bastante sólido y solo hay que “reforzarlo un poquito más”.

“Este esfuerzo no cambia el perfil de costes laborales de nuestras empresas con respecto a nuestros principales competidores ni va a poner en riesgo el extraordinariamente buen funcionamiento del mercado de trabajo”, apuntaló Escrivá, que insistió en sus previsiones de que el primer trimestre de 2023 será “histórico” y concluirá con unos 250.000 ocupados más.

Por otra parte, sobre si la reforma tiene futuro, el ministro afirmó que “cuando una reforma está bien hecha tiende a perdurar” y recordó que el PP tampoco apoyó la legislación de Zapatero en 2011 y luego no la derogó al llegar al poder meses después. En esta línea, destacó que aprobó otra reforma, que el ministro calificó de “lesiva”, pero mantuvo “todos los elementos” de la ley anterior.

VISTO BUENO

Asimismo, expresó su convencimiento de que, “en unos meses”, cuando la reforma sea evaluada, va a recibir el “refrendo incuestionable” de las autoridades europeas.

Y es que, precisamente, la segunda fase de la reforma de pensiones forma parte de los hitos comprometidos con la Unión Europea en el despliegue del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para la recepción del cuarto desembolso de los fondos europeos. El plazo comprometido con Bruselas para tener aprobada esta reforma acabó el 31 de diciembre de 2022, aunque el ministro Escrivá ha restado en reiteradas ocasiones gravedad a esta demora, alegando que ya se produjo también un retraso con la reforma del sistema de cotizaciones de autónomos el pasado verano.

Por último, la reforma prevé un mecanismo semiautomático que garantiza la sostenibilidad del sistema a partir de los datos de los Informes trianuales de envejecimiento de la Comisión Europea, con la participación de los agentes sociales y las Cortes, y que dota de nuevos ingresos al sistema en caso de que no haya consenso sobre las medidas a adoptar.

(SERVIMEDIA)
16 Mar 2023
DMM/gja