Noticias Nacional

Investidura en el Parlament

Torra volverá a tramitar las leyes independentistas suspendidas por el Constitucional

- Afirma que la República será "de todos", porque algunas beneficiaban también a los no independentistas

Torra reivindicó este lunes una
MADRID

El candidato a la investidura como presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, pidió este lunes disculpas por sus tuits y artículos xenófobos contra españoles: "Lo lamentó, no volverá a pasar", dijo al final de un discurso en el que también anunció que volverá a llevar al Parlamento catalán las leyes suspendidas por el Tribunal Constitucional tras recursos del Gobierno central.

En su discurso inicial en la segunda sesión del debate, tras la que previsiblemente será investido, despues de que ayer el Consejo Político de la CUP acordara que sus cuatro diputados se abstendrán para permitirlo, Torra, como en el de la primera sesión del sábado, volvió a saludar a los familiares de los “presos políticos y los exiliados”, agradeciéndoles su valor y “estar ahí siempre”, y enumeró nombre a nombre a esos dirigentes políticos.

Insistió en que su presidente es Carles Puigdemont y en la “provisionalidad” de la actual situación, en que será leal al supuesto mandato del 1-O y en que garantizará la cohesión social, pondrá en marcha un proceso constituyente para avanzar hacia la recuperación de las instituciones y dará importancia a la próxima Asamblea de Cargos Electos, extraparlamentaria, y en la movilización de la calle.

"NACIÓN PLENA"

Reivindicó una “nación plena”, una “república de todos los derechos”, para todos los ciudadanos, algo que reiteró en castellano como dirigiéndose también a los no independentistas. Volviendo al catalán, reivindicó la libertad de los 7,5 millones de catalanes y la soberanía del Parlamento, afirmando que volverá a llevar a la cámara las leyes que el Gobierno español ha llevado al Tribunal Constitucional, entre las que enumeró las del cambio climático, el suministro energético y la igualdad de hombres y mujeres, que no distingue entre independentistas y no independentistas. “Todos ganarán en derechos y ninguno perderá derechos. La República es de todos”, subrayó.

Al final de su discurso, quiso hacer una reflexión personal sobre la autocrítica y dijo que siente y le "sabe mal" haber podido utilizar en artículos y tuits palabras incorrectas hacia los españoles. “Lo lamento, no volverá a pasar”, dijo, tras lo que abogó a la vez por una república catalana y una española.

En su opinión, se da la paradoja de que el problema de la libertad en Cataluña es el de la libertad en España, pero que el Estado siempre les ha ahogado y redujo la Generalitat a una mera administración, con una sentencia del TC sobre el Estatuto de 2006 que “rompió el pacto constitucional” porque dejó a Cataluña subordinada.

Torra situó ahí el inicio de la lucha por la independencia, que describió como el movimiento político más importante de Europa occidental, y dijo que “ojalá el pueblo español pueda hacer un movimiento similar de emancipación y se convierta en república”.

"LECCIONES APRENDIDAS"

“Tenemos que estudiar las lecciones aprendidas”, dijo sobre los últimos meses, reconociendo errores en el independentismo pero pidiendo también que el Estado renuncie al enjuiciamiento de los líderes soberanistas.

Por parcelas de gobierno, Torra prometió una educación plurilingüe, una nueva ley de salud con cobertura universal y una mejora de las listas de espera, considerar los derechos sociales al mismo nivel que los educativos y sanitarios, un nuevo ámbito de intervención contra la violencia sexual, un reglamento sancionador inmediato para garantizar los derechos LGTBI, y la acogida de inmigrantes para lograr “un solo pueblo culturalmente diverso”, aumentar el parque público de viviendas, un plan nacional del libro, reactivar el canon digital y aprobar un IVA cultural superreducido, así como promover la diplomacia deportiva.

Desde el punto de vista económico, unió la prosperidad a los valores de la república, promover la calidad y estabilidad del trabajo, impulsar un salario mínimo de 1.100 euros brutos mensuales y la formación continua de los trabajadores y una renta mínima. Reclamó la autonomía fiscal, para lo que anunció que recuperará la Agencia Tributaria catalana suspendida por el artículo 155, y corregir la dependencia energética del exterior, de forma que en 2050 toda proceda de fuentes renovables.

CATALANIZAR LOS TRIBUNALES

Torra apostó como algo fundamental y transversal por las políticas medioambientales, recordando que una ley autonómica contra el cambio climático fue también recurrida al TC, y anunció una nueva agenda urbana, un único título de transporte público, levantar barreras de peaje con las llamadas viñetas en los coches y recuperar la agenda catalana del Corredor Mediterráneo, porque “si no la impulsamos nosotros, no la va a impulsar nadie”.

“No queremos una Cataluña uniforme, queremos una Cataluña unida en la diversidad”, prosiguió pasando a comentar su proyecto de democracia y administración, dentro de lo que agradeció a los trabajadores públicos haber seguido trabajando bajo el artículo 155. Respecto a los medios de comunicación, prometió una dotación presupuestaria suficiente, y prometió que impulsará que el catalán se normalice en los tribunales de Justicia, donde sólo el 7% de las sentencias son en esa lengua.

El virtual nuevo presidente de la Generalitat prometió devolver la honorabilidad a los Mossos d’Esquadra, supuestamente dañada por el artículo 155, y reclamó que tienen que estar en los canales de información sobre terrorismo entre policías europeas, acusando al Gobierno español de vetarlo. También creará un nuevo cuerpo de Bomberos.

(SERVIMEDIA)
14 Mayo 2018
KRT/man/nbc/

Palabras clave

Últimos tweets

Últimas noticias