Noticias Sociedad
Ampliación

Niega fraude a Hacienda

Màxim Huerta dimite para no dañar al Gobierno de Sánchez tras el "bombardeo" y la "jauría" por su fraude fiscal

Màxim Huerta dimite por el
MADRID

El hasta ahora ministro de Cultura y Deporte, Màxim Huerta, anunció este miércoles que dimite, pese afirmar que no cometió ninguna ilegalidad ni defraudó a Hacienda, tras "bombardeo" y la "jauría" que ha sufrido durante las últimas horas a causa de las informaciones que le acusan de haber incurrido en fraude fiscal.

Se convierte así en el ministro que menos tiempo ha estado en el cargo, al dimitir sólo seis días después de tomar posesión, a causa de las informaciones que le atribuyen un fraude a Hacienda de más de 200.000 euros. Tras confirmar su marcha en una comparecencia sin preguntas, aseguró que se ha producido un "bombardeo" contra él y el “aire fresco” que representa el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

“Acepté (ser ministro) sabiendo que sería descalificado de extravagante, el blanco de las críticas por haber trabajado en un medio que todos ven y demonizan”. Aun así, Màxim Huerta, de 47 años, asumió la cartera de Cultura y Deporte el pasado jueves, un cargo al que ha renunciado tras las informaciones que apuntan que defraudó a Hacienda 218.322 euros entre 2006 y 2008 mediante una sociedad limitada, aunque finalmente saldó sus deudas una vez que una sentencia judicial otorgó la razón a la Administración.

El ya exministro y periodista lanzó duras críticas a los medios de comunicación, asegurando que “vivimos en una sociedad ahogada por el ruido, por la descalificación, donde las explicaciones ya no tienen cabida; no importa que yo haya pagado una multa, lo que importa es el bombardeo, el ataque que va contra mí”.

“Lo sabéis, buscan minar el proyecto de regeneración y de transparencia del presidente Sánchez; no voy a permitirlo”, sentenció en su comparecencia frente a los periodistas, de quienes no aceptó preguntas. “Corren nuevos tiempos en los que los inocentes prefieren irse antes de que cualquier sombra de sospecha salpique a los que quieren poner un nuevo rumbo” y “aire fresco”, denunció.

Insistió en que es “absolutamente inocente” y en que ama la “cultura y la transparencia”, razones en las que sustentó su decisión final de renunciar al Ministerio, pese a que a lo largo del día de hoy negara que fuera a dimitir. Sin embargo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le llamó a consultas a primera hora y se reunió con él en el Palacio de la Moncloa, donde el ahora exministro le expuso la situación.

En su comparecencia, Huerta aseguró que su renuncia es una decisión que ha tomado “de manera autónoma” y que lo hace “pensando en la cultura y la transparencia en la política”, porque esas dos “son las cosas en las que más creo en esta vida”.

“BOMBARDEO CONTRA MÍ”

Pese a ese “bombardeo” y las críticas que Màxim Huerta ya auguraba, según expuso, aceptó la propuesta del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para asumir la cartera porque “era un honor”.

“Facturé a través de una sociedad limitada” porque “era lo común en la profesión y no era ilegal en ese momento”. Pese a sus argumentaciones, dijo haber dimitido por responsabilidad y por no dañar al Ejecutivo socialista del que hasta hoy formaba parte.

En los seis días que Màxim Huerta ha sido ministro de Cultura y Deporte ha tenido tiempo para acudir a una reunión del Consejo de Ministros, despedir a la selección española de fútbol antes de su partida a Rusia para competir en el Mundial, acudir a Francia para ver en Roland Garros a Rafael Nadal, visitar la Feria del Libro de Madrid y presenciar el estreno de ‘Islandia’, de Lluïsa Cunillé en el Centro Dramático Nacional.

De esta forma, la resucitada cartera de Cultura se ha estrenado con el ministro más breve de la historia de la democracia española. Hasta la fecha, el ministro con un mandato más corto había sido José Luis García Ferrero (UCD), nombrado por Leopoldo Calvo-Sotelo y que duró 81 días. El segundo era Román Escolano, ministro de Economía, Industria y Competitividad, que duró 86 días durante el mandato de Mariano Rajoy a causa de la moción de censura presentada por Pedro Sánchez.

La marcha de Màxim Huerta responde a la “transparencia” y a su intención de no perjudicar al Gobierno del socialista Pedro Sánchez. “Estoy muy convencido de que necesitamos transparencia; transparencia hasta cuando no hay nada turbio”, zanjó.

(SERVIMEDIA)
13 Jun 2018
GIC/gja/

Últimos tweets

Últimas noticias