Noticias Sociedad

Siniestralidad

España es el undécimo país del mundo con menos mortalidad en carretera

- Los accidentes de tráfico matan a 1,35 millones de personas al año, según la OMS

- Por primera vez la mayoría de los muertos son peatones, ciclistas y motoristas

La mayoría de las víctimas mortales en el mundo son peatones, ciclistas y motoristas | Foto: OMS/Tom Pietrasik
MADRID

España se sitúa como undécimo país del mundo y el quinto de la UE más seguro en materia de seguridad vial, al registrar una tasa anual de 4,1 víctimas mortales por cada 100.000 habitantes, según el ‘Informe sobre la situación mundial de la seguridad vial 2018’, elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y hecho público este viernes.

Este informe, el cuarto que publica la OMS con el fin de evaluar la seguridad vial en el mundo y al que tuvo acceso Servimedia, incluye datos de 175 países relativos a 2016 y concluye que los accidentes de tráfico provocan la muerte de cerca de 1,35 millones de personas cada año, una cifra que aumenta respecto del dato de 1,25 millones que permaneció estancado desde 2007, y son la principal causa de fallecimiento entre los jóvenes de 5 a 29 años.

La pequeña relación de 10 países que mejoran la tasa de mortalidad vial de España la forman San Marino (0,0), Maldivas (0,9), Micronesia (1,9), Noruega y Suiza (2,7), Singapur y Suecia (2,8), Reino Unido (3,1), Países Bajos (3,8) y Dinamarca (4,0). Alemania, Irlanda y Japón empatan con España al tener también una tasa de 4,1 víctimas mortales por cada 100.000 habitantes.

Por el contrario, los 10 países más inseguros del mundo en las carreteras y las ciudades son Liberia (35,9), Santa Lucía (35,4), Burundi y Zimbabue (34,7), República Democrática del Congo (33,7), República Dominicana (34,6), Venezuela (33,7), República Centroafricana (33,6), Tailandia (32,7) y Guinea-Bissau (31,1).

En relación al informe anterior de la OMS, de 2015, España avanza posiciones, ya que entonces era el 13º país del planeta más seguro en materia de seguridad vial (por detrás de Mónaco, Micronesia, Suecia, Kiribati y Reino Unido, San Marino, Suiza, Países Bajos, Dinamarca y Maldivas, e Israel y Singapur), pero con una tasa de mortalidad de 3,7 fallecidos por cada 100.000 habitantes.

Respecto al informe de 2013, España tenía una tasa de 5,4 víctimas mortales por cada 100.000 habitantes y era el 21º país del mundo más seguro en términos absolutos. Y en el de 2009 España contaba con una tasa de 9,3 muertos en accidente de tráfico por cada 100.000 habitantes y ocupaba el 27º lugar entre los países y territorios con menor mortalidad en las carreteras y ciudades.

“SOLUCIONES PROBADAS”

Por otro lado, la OMS destaca en su último informe que, pese al aumento de las muertes globales por accidentes de tráfico, las tasas de mortalidad relativas al tamaño de la población mundial se han estabilizado en los últimos años, lo que sugiere que los esfuerzos en seguridad vial de algunos países de ingresos medios y altos han mitigado la situación.

"Estas muertes son un precio inaceptable para pagar la movilidad", apuntó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien añadió: "No hay excusa para la inacción. Éste es un problema con soluciones probadas. Este informe es un llamamiento a los gobiernos y socios a tomar medidas mucho mayores para implementar estas medidas".

Esta agencia de la ONU indica que los progresos se deben en gran medida a una mejor legislación sobre riesgos clave en seguridad vial, como el exceso de velocidad, la conducción bajo los efectos del alcohol, el casco entre los motoristas, el uso del cinturón de seguridad y los sistemas de retención infantil. De hecho, 22 países donde habitan 1.000 millones de personas modificaron entre 2013 y 2016 sus leyes sobre alguno de estos factores de riesgo.

Los avances también están asociados a infraestructuras más seguras (como aceras y carriles especiales para ciclistas y motoristas) mejoras tecnológicas en los vehículos (como el control electrónico de estabilidad y el frenado avanzado) y una mejor atención después de los accidentes.

Estas medidas han contribuido a reducir las muertes por accidentes de tráfico en 48 países de ingresos medios y altos, pero ninguno de ingresos bajos ha rebajado sus cifras de mortalidad, en parte porque no han puesto en marcha iniciativas.

En cuanto a los usuarios, los peatones y los ciclistas representan un 26% de todas las muertes por accidentes de tráfico (44% en África y 36% en el Mediterráneo oriental) y los motoristas y sus acompañantes un 28% de los fallecidos (43% en el sudeste asiático y 36% en el Pacífico occidental).

Con todo, peatones, ciclistas y motoristas ya representan la mayoría de las víctimas mortales porque suman el 54%, cuando en el informe de 2015 representaban un 49%.

El riesgo de morir en un accidente de tráfico se triplica en un país pobre respecto de un país rico. Las tasas de mortalidad más altas se sitúan en África (26,6 fallecidos por cada 100.000 habitantes) y las más bajas en Europa (9,3). En comparación con el informe de 2015, tres regiones han mejorado: América, Europa y el Pacífico occidental.

(SERVIMEDIA)
07 Dic 2018
MGR/caa/

Últimos tweets

Últimas noticias