Noticias Nacional
Juicio Procés

Policías Nacionales que intervinieron el 1-O en el Ramon Llull: “Allí estábamos enjaulados”

-Un agente asegura que les insultaron por llevar la bandera de España en el escudo, “esto no me lo había encontrado nunca”

-“Nos lanzaron conos, varias vallas y, recuerdo perfectamente, un trozo de sanitario”, apuntó otro agente

MADRID

En total 16 policías nacionales declararon este lunes como testigos ante el tribunal que juzga el ‘procés’, ocho de ellos tras el receso de la tarde. En el centro Ramon Llull “estábamos enjaulados”, aseguraron, “había más de 500 personas”. “Literalmente era imposible ver a los compañeros que estaban interviniendo”, aseguró un testigo.

Ante el tribunal que juzga a los líderes independentistas por la convocatoria y celebración del referéndum del 1-O, los ochos agentes que desfilaron este lunes, tras el receso de la tarde, relataron el lanzamiento de “vallas, adoquines y conos” en todos los centros que intervinieron. En el centro Ramon Llull “estábamos enjaulados”. Otro de los policías que intervino en escuela Mediterránea, en Pau Claris y en escuela Pía San Antonio, apuntó que les llegaron a lanzar “un trozo de sanitario” en este último centro.

Los cuatros agentes que acudieron como refuerzo al centro Ramon Llull coincidieron en un mismo relato. “Allí había más de 500 personas”, por lo que “literalmente era imposible ver a los compañeros que ya estaban interviniendo”. La línea policial estaba siendo rodeada por la gente allí congregada, “recibimos empujones y amenazas en todo momento”, de modo que lanzaron salvas, posteriormente emplearon pelotas de goma porque “no hacían caso”. Aunque todos rechazaron “tener constancia” de que impactaran en algún ciudadano.

“NOS GRITABAN ‘GORA ETA’”

La línea policial fue “insultada” por las personas allí concentradas, en “tres vertientes", especificó, “en lo personal, ‘tu madre es una perra’; en lo profesional, ‘los policías sois unos perros', y otra por llevar la bandera de España en el escudo, esto no me lo había encontrado nunca”. “Tuvimos que aguantar insultos, amenazas, escupitajos…, fueron momentos “bastante tensos”. Otro agente que también intervino en el Ramon Llull apuntó que les llamaban “perros del Estado y nos gritaban ‘Gora ETA’”.

Preguntados por las cámaras subjetivas para grabar la intervención, uno de ellos aclaró que en su equipo no portaban ninguna y otro que conocía que un agente de su unidad llevaba una pero no tenía conocimiento de ninguna más.

Otros tres agentes que intervinieron en la escuela Mediterránea, en el Pau Claris y en escuela Pia San Antonio relataron que tuvieron que acudir para abrir pasó a los compañeros que tenían que acceder al centro a requisar el material. Todos rechazaron haber visto ciudadanos lesionados por la caída de una carpa en la escuela mediterránea, así como producto de una caída por las escaleras del Pau Claris.

Otro de los agentes que acudió a declarar este lunes, integrado en el dispositivo relató que intervino en el centro Joan Fuster donde aseguró que durante su intervención sufrió una herida abierta en el antebrazo, cuando estaba utilizando el ariete para abrir una puerta. Además, explicó, fue diagnosticado de una tendinitis por la que tuvo que estar de baja tres meses. Un compañero, agregó, sufrió una rotura de la falange de un dedo.

Tras la declaración de estos ocho agentes, el presidente del tribunal dio por finalizada la jornada, en la que han declarado 16 agentes del Cuerpo Nacional de Policía y el comandante de la Guardia Civil, 'número dos' del coronel Daniel Baena, jefe de la investigación del 1-O. El juicio se reanudará mañana a las 10 horas.

(SERVIMEDIA)
15 Abr 2019
ICG/SGR/gja/

Últimos tweets

Últimas noticias