Noticias Sociedad

Medio ambiente

El incendio de Gran Canaria ha dañado espacios y especies de gran valor ecológico

Pinzón azul de Gran Canaria, endemismo de esta isla | Foto: Aurelio Martín
MADRID

El gran incendio forestal que ha afectado esta semana al interior de Gran Canaria, que ha quemado más de 10.000 hectáreas y obligó a evacuar a unas 10.000 personas de 10 municipios, ha dañado espacios y especies de gran valor ecológico, como el Paisaje Protegido de Las Cumbres, el Monumento Natural Montañón Negro, los parques rurales Doramas y Nublo, el Parque Natural Tamadaba y otros espacios de la Red Natura 2000, además de Áreas Importantes para la Conservación de Aves (IBA).

SEO/BirdLife hizo esta consideración este viernes en un comunicado que otros espacios singulares afectados serían las Zonas Especiales de Conservación (ZEC) Barranco dela Virgen y Nublo II, así como el IBA Pinar de Tamadaba, al tiempo que también se han visto perjudicadas zonas de monteverde donde se ha reintroducido la paloma rabiche.

En cuanto al impacto en la avifauna de Gran Canaria, SEO/Birdlife destacó que en la zona afectada habitan unas 50 especies de aves vinculadas a distintos ecosistemas, muchas de ellas especies o subespecies endémicas tanto en el ámbito insular como canario o macaronésico. Así sucede con una rapaz forestal como el gavilán, un pájaro carpintero como el pico picapinos o paseriformes como el herrerillo o los pinzones común y azul de Gran Canaria.

También hay especies de medios agrícolas como el gorrión chillón, el triguero o la codorniz, así como rapaces nocturnas como la lechuza y, muy especialmente, el búho chico. "A este respecto, más que por el impacto directo del fuego, del que las aves suelen escapar, deberíamos preocuparnos más por el impacto indirecto producido por la pérdida de hábitats, lugares de nidificación y recursos tróficos (alimentos) que pueden afectar más a medio plazo, así como un previsible aumento de la depredación por especies exóticas invasoras ante la pérdida de lugares de refugio y descanso”, explicó Yarci Acosta, delegado de SEO/BirdLife en Canarias.

SEGUIMIENTO DE LAS ESPECIES

Aunque la mortalidad directa generalmente no suele ser un problema, la exposición al humo, igual que en los seres humanos, puede afectar a las vías respiratorias de las aves. “En cualquier caso, es necesario hacer un seguimiento de las especies tras el incendio ya que habrá habido un desplazamiento de los ejemplares que pueden volar hacia zonas seguras dentro de su rango de distribución, para determinar el impacto real del incendio en este grupo animal. En el caso de ejemplares volantones o de crías, si el fuego llegó hasta sus nidos, éstas habrán perecido bajo las llamas, pero los adultos reproductores se habrán puesto a salvo”, recalcó Acosta.

Por otro lado, el incendio no afectó el pinzón azul de Gran Canaria, una especie endémica de esta isla que tiene las densidades más bajas entre los paseriformes de todo el paleártico occidental, una región que va desde los Urales en Rusia hasta el Sáhara, y cuenta con una población pequeña de entre 280 y 300 ejemplares. No obstante, las llamas no llegaron al principal núcleo poblacional, situado en la Reserva Integral de Inagua.

La directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz, agradeció a los efectivos que han trabajado para apagar las llamas y se solidarizó con las personas y familias que han sido desplazadas provisionalmente y sufrido pérdidas materiales."Pedimos que, una vez superada esta situación de emergencia, comience el proceso de identificar y poner en marcha las medidas necesarias para favorecer la recuperación de los hábitats y las especies afectadas, así como el estudio del origen del fuego para que se determinen responsabilidades si fuera pertinente", agregó.

(SERVIMEDIA)
23 Ago 2019
MGR/nbc/

Últimos tweets

Últimas noticias