Noticias Sociedad Salud
Ampliación

Covid-19

Sanidad presenta a las comunidades un plan ante una posible segunda oleada de coronavirus

- Prevé la reserva de un 25% de ‘stock’ con material sanitario y nuevos confinamientos en casos de transmisión descontrolada

Sanidad da por descontado que habrá nueos rebrotes del coronavirus y destaca lo que hay que estar preparado | Foto: Congreso
MADRID

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, presentará esta tarde a las comunidades autónomas un borrador del plan de preparación y respuesta ante el aumento de la transmisión del coronavirus por un posible aumento de los rebrotes, y que prevé acopio de material sanitario o medicinas y estrategias para limitar los contactos en zonas infectadas.

El objetivo del 'Plan de respuesta temprana en un escenario de control de la pandemia por Covid-19' es, según fuentes de Sanidad, limitar lo máximo posible el impacto de una segunda oleada limitando la circulación del virus y que, en caso de que la transmisión aumente de forma notable, el Sistema Nacional de Salud (SNS) sea capaz de atender a los pacientes que lo requieran y evitar un colapso con acopio de medicinas, respiradores y demás material sanitario.

“Va a haber brotes, los está habiendo y los va a seguir habiendo. En Cataluña y en todo el mundo”, reconocieron estas fuentes. El borrador que se presentará a las comunidades autónomas está abierto a discusión, pero pretende trazar las líneas que permitan a las regiones coordinarse y, en casos extremos, poder confinar a la población o limitar su exposición al virus.

Las comunidades autónomas tendrán que tener un ‘stock’ con suficiencia de reservas estratégicas para dos meses, aunque el Ministerio de Sanidad también hará acopio para tener en la reserva un 25% de este material por si alguna región pudiera necesitarlo o fallaran sus reservas. Se incluyen equipos de protección, respiradores, tratamientos y demás medicinas.

Asimismo, el plan contempla escenarios en los que se tenga que limitar la exposición de la población al virus y prevé una mayor coordinación de las regiones en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que podría imponer a las regiones algunas limitaciones para controlar el virus.

Como último recurso se contempla el decreto del estado de alarma, una medida que, según fuentes gubernamentales, se ha demostrado “eficaz” para reducir la transmisión del virus. No obstante, este sería el último de los escenarios.

NUEVOS CONFINAMIENTOS

Según el borrador del plan presentado a las comunidades autónomas, se distinguen tres escenarios con medidas para cada uno de ellos. El más leve son los “brotes controlados o casos esporádicos limitados”, para los que únicamente se realizan las labores habituales de rastreo y aislamiento de los afectados, además de la vigilancia epidemiológica ya habitual.

En casos de “brotes complejos o transmisión comunitaria esporádica”, Sanidad prevé reducción de aforos a la mitad e, incluso, el cierre de determinados establecimientos en los que pueda haber aglomeraciones como discotecas. También se limitarán visitas a residencias y se recomendará confinamiento a personas vulnerables.

El último de los escenarios es el de transmisión comunitaria descontrolada, para el que se prevé el “confinamiento en todo el territorio estatal o en territorios específicos” restringiendo la movilidad y movilizando, si hiciera falta, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Según este plan, si alguna comunidad autónoma actuara “con pasividad”, el Plenario del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que reúne a los propios gobiernos regionales, podría imponer medidas en las regiones que lo precisaran.

El borrador tendrá que ser aprobado por el Consejo del Sistema Nacional del Salud el próximo jueves y está abierto a enmiendas de las comunidades autónomas, a las que se le presenta esta tarde.

LAS MEDIDAS

El texto establece que las comunidades, sobre las que recaen las competencias en Sanidad, deben garantizar una capacidad suficiente de recursos humanos en los servicios de salud pública, disponer de planes de contingencia o garantizar un sistema de información adecuado para alerta precoz y disponible las 24 horas del día durante los 365 días del año.

Las regiones también tendrán que asegurar la capacidad de laboratorio ante el posible aumento de la demanda de diagnósticos por pruebas PCR e identificar de forma precoz y rastrear “activamente” los casos.

En lo que se refiere a los hospitales, por cada 10.000 habitantes deberán estar disponibles entre 1,5 y dos camas de cuidados críticos (UCI) entre 37 y 40 camas para enfermos agudos. Además, las comunidades deben disponer de planes de atención en domicilio, tener una estrategia con circuitos diferenciados de atención a pacientes infectados, mecanismos para la atención específica y segura a pacientes vulnerables y garantizar campañas prioritarias como las de vacunación.

(SERVIMEDIA)
13 Jul 2020
GIC/gja/nbc/

Últimos tweets

Últimas noticias