Noticias Economía

Empresas

El 78% de los empresarios considera negativa la gestión de los fondos europeos y el 72% se declara pesimista ante 2023

MADRID
SERVIMEDIA

Casi ocho de cada diez empresarios españoles (77,5%) consideran “negativa” o “muy negativa” la gestión de los fondos europeos de recuperación, y más de la mitad (55,4%) ni siquiera los han solicitado.

Así lo refleja la ‘Encuesta Empresarial 2022’ del Círculo de Empresarios, presentada este miércoles, y que es el resultado de entrevistas a 200 empresarios realizadas antes del verano.

El presidente del Círculo, Manuel Pérez-Sala, dijo que "ha habido un problema de diseño y de ejecución de los fondos". De diseño porque el Gobierno apostó por la gestión de las ayudas de la UE a través de una oficina pública y no de una agencia independiente como defendía el Círculo, y porque "la burocracia ha hecho que el dinero que ya ha llegado haya ido pasando de una Administración a otra, pero no ha llegado a las empresas". Según los datos del Círculo de Empresarios, solo se ha distribuido un 17% de los 22.000 millones previstos para este año.

Los empresarios se dividen sobre la influencia que pueden tener estos fondos en la recuperación de la economía española. Si el 40,5% opina que será elevado, el 37% lo considera reducido.

PESIMISMO

El 61,9% de los encuestados tiene una percepción pesimista sobre la situación económica en 2022, porcentaje que aumenta al 72,2% en sus augurios para 2023. El 77,7% de los encuestados considera que hasta después de 2023 no se recuperará el nivel de PIB de 2019, antes de la pandemia.

Las empresas encuestadas consideran mayoritariamente negativa o muy negativa la evolución en el último año de la carga regulatoria (77,7%), la calidad institucional (73,5%), la seguridad jurídica (72,6%), la independencia judicial (71,9%) y la Marca España (60,7%).

La valoración general del impacto sobre la economía española de las últimas medidas adoptadas en el ámbito laboral es negativa, especialmente de las relacionadas con la eliminación de la prioridad de aplicar el convenio de empresa en materia retributiva (69,6%), los sucesivos incrementos del salario mínimo interprofesional (68,1%) y la eliminación de los contratos temporales de obra y servicio determinado (68,1%).

Por lo que se refiere a a las medidas fiscales propuestas en el 'Libro Blanco de la Reforma Tributaria', la valoración de las empresas es especialmente negativa en el caso del establecimiento de un tipo mínimo en el Impuesto de Patrimonio y de Sucesiones y Donaciones (79%). La eliminación de ciertas deducciones en el IRPF también se valora negativamente por el 72% de los consultados.

En la presentación en rueda de prensa de la encuesta, el presidente del Círculo de Empresarios, Manuel Pérez-Sala, destacó del estudio de este año la falta de confianza de los empresarios sobre la gestión que se está haciendo de los fondos Next Generation y la mala opinión que hay sobre la calidad de las instituciones.

'MOCHILA AUSTRIACA'

En la encuesta se reflejan tres principales propuestas de reforma del sistema que se consideran prioritarias por las empresas: incentivar la vida activa más allá de la edad legal de jubilación (66,3%), constituir un fondo de capitalización individual bajo el modelo de “mochila austriaca” (66,3%) y fomentar los planes de pensiones privados como complemento del sistema público con incentivos como beneficios fiscales (60,5%).

El incremento generalizado de precios afecta notablemente a las empresas, que ven encarecidos sus costes de producción. De hecho, el 74,8% de los encuestados indica que ya está sufriendo el impacto de la inflación.

Además, un 55,3% señalan que están repercutiendo este incremento solo parcialmente en el precio final de sus bienes y productos (gráfico inferior izquierda), por lo que están siendo impactados negativamente en sus márgenes de beneficio, aunque sólo un 1% ve en riesgo la supervivencia de su empresa (gráfico inferior derecha).

Respecto a las disrupciones en las cadenas de suministro, el 57,8% de los encuestados declara que su empresa está sufriendo un notable impacto. Para paliar los efectos negativos de esta situación las principales estrategias que piensan adoptar consistirán en buscar sinergias y estrategias comunes con proveedores (40,5%), diversificar los canales de distribución y logística (39,3%) y adelantar los suministros (39,3%).

En relación con las perspectivas de evolución de la demanda de su sector en España en 2022, cerca del 40% de los encuestados espera una reducción significativa, el 31% considera que se mantendrá constante y un 31,5% espera un incremento significativo.

Pese al actual contexto de incertidumbre solo un 14,6% de las empresas encuestadas cree que la facturación de su empresa se reducirá en 2022, frente a un 39,7% que opina que se mantendrá y un 45,7% que prevé que aumentará.

(SERVIMEDIA)
05 Oct 2022
JRN/gja