Noticias Sociedad Salud

Leucemia

Descubren que la evolución de la leucemia se puede detectar años antes de su diagnóstico

MADRID
SERVIMEDIA

Investigadores del Idibaps-Clínic Barcelona han descubierto que la transformación de la leucemia en un tumor muy agresivo se puede detectar al inicio de la enfermedad muchos años antes de que se manifieste clínicamente, lo que abre la puerta a un diagnóstico precoz y nuevas estrategias para su tratamiento.

Según informó este miércoles el centro de investigación, con este estudio se quería identificar los mecanismos que determinan la evolución de la leucemia, sus recaídas después del tratamiento y su transformación a un linfoma muy agresivo en la etapa final de algunos pacientes.

El estudio, publicado en la revista ‘Nature Medicine’, y financiado con una ayuda de la convocatoria CaixaResearch de investigación en salud de un millón de euros, demuestra que las células que provocan la recaída después del tratamiento y que darán lugar a la transformación de la leucemia en un tumor muy agresivo ya se pueden detectar en una cantidad muy pequeña al inicio de la enfermedad muchos años antes de que se manifiesten clínicamente estas complicaciones.

Los resultados de este trabajo cambian la visión que se tenía de cómo progresa la leucemia. El artículo ha sido coordinado por el director del Idbaps, jefe del grupo Patología molecular en neoplasias linfoides y jefe de grupo del Ciberonc, el doctor Elías Campo; y el investigador pos-doctoral del Idibaps y del Ciberonc, el doctor Ferran Nadeu.

EL 'BIG BANG' DEL CÁNCER

Hasta ahora se creía que la leucemia progresaba porque sus células evolucionaban a lo largo del tiempo y se transformaban en tumores más agresivos porque adquirían alteraciones en su genoma de forma progresiva que las hacían más resistentes a los tratamientos.

El nuevo trabajo demuestra ahora que algunas de las células de la leucemia ya han adquirido estas alteraciones al inicio de la enfermedad, pero se encuentran en cantidades muy pequeñas. Durante la evolución de la enfermedad, estas células más malignas irán incrementando y de forma progresiva serán seleccionadas para dar complicaciones clínicas muchos años después de su inicio.

“Es como si la célula madre de la leucemia hubiera engendrado muchísimas semillas hijas desde el inicio de la enfermedad, cada una de ellas con alteraciones diferentes que les permitirá crecer en el futuro cuando las condiciones le sean más adecuadas”, señaló el doctor Campo.

Estas observaciones confirman la denominada teoría del ‘Big Bang’ de la evolución del cáncer que propone que la célula original maligna rápidamente se multiplica en un gran número de células hijas muy diversas con múltiples alteraciones que dan lugar a complicaciones futuras por un proceso de selección de las más adaptadas.

“Esta nueva visión de la enfermedad abre la puerta a desarrollar pruebas diagnósticas altamente sensibles que nos permitan detectar y tratar estas semillas tan malignas muchos años antes de que puedan crecer de forma descontrolada”, explicó el experto.

LEUCEMIA LINFÁTICA

La leucemia linfática crónica (LLC) es la leucemia más frecuente en el mundo occidental, con una incidencia de unos 5 casos por cada 100.000 habitantes y año. Acostumbra a ser indolente, pero puede evolucionar hacia un linfoma de células B grandes muy agresivo que tiene una supervivencia media inferior a un año. Esta transformación tumoral se produce en aproximadamente un 5-10% de los pacientes.

En este sentido, el doctor Ferrán Nadeu comentó que han visto "que si tratamos las células transformadas con un fármaco que bloquea este metabolismo reducimos marcadamente su crecimiento”.

Este fármaco ya se está probando en ensayos clínicos en pacientes con otros tipos de leucemias y tumores sólidos y el estudio actual sugiere que también se podría utilizar en la leucemia linfática crónica.

(SERVIMEDIA)
05 Oct 2022
ABG/clc