Noticias Sociedad Mayores

Mayores

La Mesa Estatal por los Derechos de las Personas Mayores exige que se investiguen las muertes de ancianos durante la pandemia

Madrid
SERVIMEDIA

La Mesa Estatal por los Derechos de las Personas Mayores exigió este lunes que “se continúen investigando las causas para reparar el daño causado” por la muerte de muchos ancianos desde la irrupción de la pandemia del coronavirus.

Lo hizo en un manifiesto que se leyó durante la celebración de un homenaje a las personas mayores fallecidas por covid-19 que se celebró en el Ateneo de Madrid, que contó con la presentación de la presidenta de HelpAge España, Isabel Martínez Lozano, y con una mesa redonda en la que participaron el director de investigación de infoLibre, Manuel Rico, y representantes de la Marea de Residencias, de la Plataforma Verdad y Justicia, de la Plataforma Estatal de Familiares de Residencias y de la Plataforma por la Dignidad de las Personas Mayores en Residencias (Pladigmare).

En su intervención, Isabel Martínez Lozano denunció que “se han violado los derechos humanos de los mayores en la pandemia”, y atestiguó que como sociedad "tenemos un deber moral de no olvidar a las víctimas, de no olvidar esta historia, y de evitar que circunstancias como las que se han vivido se repitan”.

Tras la mesa redonda, se procedió a la lectura del manifiesto por parte de la presidenta de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP), Inmaculada Ruiz, y de la presidenta de la Fundación Pilares, Pilar Rodríguez.

En el texto se pone de manifiesto que las personas mayores y con discapacidad “son vulnerables al maltrato, sea éste económico, material, físico, emocional, psicológico o sexual, al abandono, la soledad no deseada, la falta de atención y las faltas a su dignidad son algunos ejemplos de ello”.

Por ello, se busca “recordar y hacer un reconocimiento a las personas mayores víctimas de la covid-19, que han sufrido discriminación, inequidad en el acceso a su derecho a la salud y situaciones de abuso y maltrato durante esta pandemia”.

En ese sentido, recuerda que, según la ONU, alrededor de una de cada seis personas mayores de 60 años ha sufrido algún tipo de maltrato en sus comunidades, una cifra que puede ser superior, puesto que únicamente una de cada 24 lo denuncia, lo que demuestra que esta realidad “está normalizada en conductas y hábitos sociales”.

A su vez, señala que la pandemia ha evidenciado “nuevas carencias y situaciones de vulneración de derechos y abuso a las personas mayores en todo el mundo”, cuya letalidad global por covid-19 se sitúa en el 4,8%, y, en el caso particular de España, se han registrado 105.642 fallecimientos, de las cuales el 50% eran individuos con más de 65 años, muchas de las cuales vivían en residencias.

El manifiesto denuncia que la pandemia ha provocado “una discriminación por razón de edad y discapacidad en el acceso a los servicios sanitarios”, puesto que “raramente se ha escuchado la voz de las personas mayores, y la mayoría ha vivido situaciones de aislamiento y soledad”.

A ello se añade que las personas mayores en situación de dependencia y aquellas con discapacidad “han sufrido violaciones y restricciones muy graves en el ejercicio de sus derechos”, al tiempo que “se han evidenciado las debilidades del modelo asistencial vigente, en el que son otros los que toman decisiones sobre la vida de las personas, sin tener en cuenta la afrenta a su dignidad y la vulneración de derechos que en ocasiones ello significa”.

EXIGENCIAS

Por todo ello, la Mesa Estatal por los Derechos de las Personas Mayores propone “un inmediato traslado a la agenda política, por parte de los diferentes actores sociales con capacidad de intervención, del tema de los abusos y maltrato en la vejez”; un “compromiso firme y público” para “defender de forma propositiva” a este colectivo; “revisar, actualizar, difundir y hacer cumplir lo legislado”; una “actuación diligente” de la Fiscal de Sala Coordinadora de los servicios especializados en la protección de las personas con discapacidad y atención a los mayores ante “las denuncias y abusos”; “campañas de sensibilización y concienciación permanentes”; “garantizar un número suficiente de profesionales, especialmente del ámbito sociosanitario”, para responder a sus necesidades”; el apoyo, por parte de los poderes públicos, a la campaña de la Organización Mundial de la Salud (OMS) contra el ‘edadismo’; y que la prensa contribuya a “una sociedad del buen trato y el respeto a las personas mayores y sirvan de guía para la denuncia de estas situaciones”.

También reclama “honrar a las personas mayores de nuestro país y, en particular, a todas las que han sufrido por la covid-19 o han muerto a causa de ella, pidiendo perdón a todas las víctimas”; que “se continúen investigando las causas para reparar el daño causado”; que “se restituyan y respeten sus derechos y se ponga en valor y agradezca el ejemplo de resiliencia y solidaridad que las personas mayores nos han brindado”.

Del mismo modo, solicita que “se reconozca a sus familiares y a tantos y tantas profesionales sociales y sanitarios el buen trabajo y esfuerzo, muchas veces sobrehumano, que han realizado durante la pandemia”; y que “se incrementen las plantillas de los servicios y se supere la precariedad de sus condiciones laborales”.

Por último, conmina a celebrar homenajes todos los años el 15 de junio, Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, para atestiguar que “no podemos permitir nunca más que las personas mayores y, en especial, las que tienen una situación de dependencia, así como las personas mayores con discapacidad, vuelvan a vivir una situación como la experimentada durante la pandemia, evitando en el futuro comportamientos discriminatorios por razón de edad, respetando y haciendo respetar lo recogido en la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y todas las resoluciones de Naciones Unidas sobre los derechos de las personas de edad”.

(SERVIMEDIA)
20 Jun 2022
MST/clc/jfl