Noticias Autonomías Sociedad Salud Discapacidad

#VacúnaTE

Personas de más de 40 años con síndrome de Down deben vacunarse junto a los de 70 por equipararse en edad

- VÍDEO: los clientes de Servimedia disponen de imágenes y sonido de estas declaraciones en el enlace http://servimedia.tv/VacúnaTEdowndiscapacidad

Los presidentes de la SEE y del Cermi en #VacúnaTE | Foto: Jorge Villa/Servimedia
MADRID

Las personas con síndrome de Down con edad a partir de 40 años deben ser vacunadas en las próximas semanas contra la pandemia de Covid-19, al haber sido incluidas por el Ministerio de Sanidad dentro del mismo grupo que las de 70 a 79 años porque todas ellas afrontan condiciones de “muy alto riesgo”.

Así lo recordó el presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), Luis Cayo Pérez Bueno, durante su participación en el primer programa del proyecto #VacúnaTE, que Maldita.es y la agencia de noticias Servimedia desarrollan contra la desinformación sobre las vacunas de la Covid-19 con el apoyo de Google Digital News Initiative.

Pérez Bueno explicó que algunas personas con discapacidad, como las que tienen síndrome de Down y son mayores de 40 años, son consideradas como grupo prioritario en la estrategia de vacunación frente a la Covid-19 porque "tienen un factor de edad añadido”.

Las últimas revisiones de la Estrategia de Vacunación del Ministerio de Sanidad recogen esta circunstancia e incluyen a las personas con Down a partir de 40 años en el Grupo 7 de “personas con condiciones de muy alto riesgo”. Esto significa que se las debe vacunar “de forma paralela a las personas del grupo 5B (personas entre 70 y 79 años de edad)".

En concreto, el documento oficial recogido por Servimedia menciona expresamente a personas con “trasplante de progenitores hematopoyéticos, trasplante de órgano sólido y lista de espera para trasplante de órgano sólido, tratamiento sustitutivo renal (hemodiálisis y diálisis peritoneal), enfermedad oncohematológica, cáncer de órgano sólido en tratamiento con quimioterapia citotóxica, metastásico o con radioterapia por tumores de localización torácica con riesgo de neumonitis, inmunodeficiencias primarias, infección con el VIH con menos de 200cél/ml a pesar de TAR eficaz y carga viral indetectable y síndrome de Down con 40 y más años de edad”.

De acuerdo a lo aprobado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, "las personas con estas condiciones recibirán la vacuna que se administre al grupo 5B (personas de entre 70 y 79 años de edad), aunque pueden recibir cualquier otra vacuna disponible, en función del contexto de la pandemia y de las evidencias”.

EQUIPARADAS EN EDAD

Durante el programa #VacúnaTE, Pérez Bueno explicó que esto ha sido posible gracias a las evidencias científicas que el Cermi y otras organizaciones de la discapacidad han puesto en conocimiento de las autoridades sanitarias, por lo que “las personas con síndrome de Down no tienen una especial posición de riesgo añadido" pero "sí que tienen un factor de edad añadido”.

“Digamos que en personas con Down no siempre coincide la edad cronológica con la edad real a efectos de vacunación. Entonces se ha establecido que las personas con Down mayores de 40 años están equiparadas a la respuesta que se dé a la población general mayor de 70”, argumentó.

Pérez Bueno matizó que, además, las personas con discapacidad podrían ser consideradas prioritarias en la vacunación por otras circunstancias de salud que acarreen un riesgo, entrando en los cupos por tener, por ejemplo determinadas enfermedades, no por la discapacidad.

Para la presidenta de la Sociedad Española de Epidemiología, Elena Vanesa Martínez Sánchez, el problema que puede surgir en la vacunación de personas con discapacidad “es cómo está la estructura a cómo se adaptan los programas nacionales a todas las comunidades y, luego, informar a sus centros de vacunación de cuál es la población a la que deben vacunar”. Así lo dijo en respuesta a un caso de una persona joven con síndrome de Down que tiene problemas respiratorios.

Pérez Bueno reconoció que la población con discapacidad “quiere vacunarse ardientemente”, aunque hay “barreras” que provocan desinformación en esas personas. “Vacunarse tiene que ser fruto de una decisión madura e informada. En el caso de las personas con discapacidad, cuando esa información no se suministra de forma accesible, no pueden completar ese proceso maduro, porque no tienen todos los datos”, explicó.

(SERVIMEDIA)
11 Abr 2021
AHP/clc/pai/

Últimos tweets

Últimas noticias