Noticias Sociedad Discapacidad

Discapacidad

El Imserso promete aprobar el nuevo baremo de discapacidad en 2022

VÍDEO: los clientes de Servimedia disponen de imágenes y sonido de estas declaraciones en el enlace http://servimedia.tv/NuevoBaremoDiscapacidad

El Imserso promete aprobar el nuevo baremo de discapacidad en 2022
MADRID

El director general del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), Luis Alberto Barriga, anunció este martes que el nuevo baremo de valoración de la discapacidad verá por fin la luz el próximo año, y que podría aprobarse de forma definitiva el primer trimestre de 2022.

Barriga realizó este anuncio durante el encuentro ‘Baremo de Discapacidad: la puerta de acceso a los derechos’ organizado por la Confederación de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe) y la agencia de noticias Servimedia.

Este diálogo contó con la participaron de Anxo Queiruga, presidente de Cocemfe; Miguel Ángel Ramiro, profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad de Alcalá; Javier Zugasti, director del Centro de Valoración de la Agencia Navarra de Autonomía y Desarrollo de las Personas; Sonsoles Sueiro, madre de una niña con discapacidad y socia de la Liga Reumatolóxica Galega; y Luis Vañó Gisbert, presidente de Cermi Comunidad Valenciana y de la Asociación de Hemofilia de esta comunidad.

Según avanzó Barriga, la intención del Ministerio de Derechos Sociales es presentar las conclusiones de todos los documentos técnicos a las comunidades autónomas como tarde en agosto, para que en la Conferencia Sectorial se apruebe un proyecto de real decreto que pueda estar listo en "un plazo de seis u ocho meses máximo".

De este modo, el nuevo baremo, que "acumula un retraso de casi 20 años", vería por fin la luz el primer trimestre de 2022. A su juicio, ya "existe un gran consenso entre las comunidades autónomas en" cuanto a la calidad técnica y al contenido del trabajo realizado. Destacó además "la participación de las asociaciones de la discapacidad" en la elaboración de la nueva herramienta, cuya aplicación informática empezó a probarse como proyecto piloto a finales de 2019, prueba que se interrumpió a causa de la pandemia.

Sin embargo, "retomamos los trabajos y ya hemos concluido esta valoración, apuntó, "con gran éxito a decir de todos los técnicos". "De media, la valoración solo tarda cinco minutos más, y y eso que el personal aún no está entrenado", aseveró Barriga.

NUEVO MODELO

La buena noticia es que el nuevo baremo se adapta a la Convención de Naciones Unidas sobre los derechos de las Personas con Discapacidad y supone "un avance definitivo respecto al actual, que data de 1999".

Así lo apuntó Javier Zugasti, para quien la principal diferencia de esta nueva herramienta respecto al baremo que hoy en día está vigente es su enfoque. Adujo que el antiguo mantiene una perspectiva médica donde "solo se tienen en cuenta las deficiencias de la persona", mientras que el nuevo "parte de un enfoque psicobiosocial, en línea con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud".

En concreto, el nuevo modelo "se basa en las interacciones sociales de la persona" y contiene tres baremos dentro de sí. El primero se ocupa de las deficiencias en el sentido médico tradicional; el segundo atiende a sus limitaciones en la actividad diaria, y el tercero considera sus barreras a la participación social.

La principal novedad es que, en este último punto, "los técnicos no deben limitarse a la recogida de información objetiva (situación de desempleo, facilidad para acceder a la información, estado familiar...), sino que "habrán de evaluar los problemas reales que una persona encuentra de cara a su integración en la vida social", indicó Zugasti.

Finalmente, el baremo contiene una serie de anexos donde se especifica que será necesario su "renovación y actualización periódicas para recoger de forma adecuada los avances científicos y las nuevas patologías que puedan aparecer".

CUESTIÓN DE DERECHOS

En su intervención, el presidente de Cocemfe, Anxo Queiruga, destacó "la gran incidencia" de este baremo en la vida de una persona. "Sirve para determinar el grado de discapacidad de alguien, es decir, sus dificultades para desenvolverse en igualdad de condiciones", apuntó, pero "es también la puerta de entrada al sistema de protección social y de ayudas".

De ahí la importancia de la valoración, prosiguió, ya que "permite el acceso a toda una serie de derechos y a ayudas para compensar esas desigualdades y los sobrecostes que muchas veces implica la discapacidad".

Entre otras, existen ayudas al transporte y para la adaptación de viviendas, plazas reservadas en el empleo público y la posibilidad de adaptaciones curriculares en la educación reglada.

Sin embargo, hay muchas situaciones de enfermedades discapacitantes que "quedan fuera del radar", tales como las enfermedades degenerativas y las relacionadas con discapacidades orgánicas. "Por ello llevamos años pidiendo su actualización", indicó Queiruga, satisfecho de la posibilidad de actualización continua del nuevo modelo.

"Es un documento vivo, no está escrito en piedra, y supondrá un gran avance", subrayó. A su juicio, "se ha realizado un trabajo muy importante", que sin duda permitirá que "muchas discapacidades dejen de ser invisibles como sucede hasta ahora".

(SERVIMEDIA)
27 Abr 2021
AGQ/pai/

Últimos tweets

Últimas noticias