Noticias Sociedad Salud

Vapeo

Los médicos de familia desmienten que el vapeo no sea "peligroso", ayude a dejar de fumar o reduzca "el daño del tabaco”

- Lanzan un documento en el que alertan sobre la “manipulación científica” y los “riesgos” relacionados con su uso

MADRID
SERVIMEDIA

El Grupo de Abordaje al Tabaquismo de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc) desmintió este miércoles algunos mitos que existen en torno al vapeo como los que aseguran que su consumo “no es peligroso para la salud”, que “ayuda a dejar de fumar” y que, además, “reduce el daño” provocado por el tabaco y la nicotina.

Así lo recoge en un documento interactivo en el que “ahonda” en los “mitos” y la información relativos a los cigarrillos electrónicos en base a la evidencia científica disponible y analiza la “manipulación científica” que persiste a su alrededor, según apuntó esta sociedad científica en un comunicado en el que recordó que el 1,6% de la población española consume cigarrillos electrónicos de forma habitual y en la franja de edad de entre 14 a 18 años, de media, el nivel de experimentación —consumo en el último año— es superior al 30%.

“Alrededor del vapeo se han extendido afirmaciones con escasa o nula base científica”, insistió al respecto el médico de familia y miembro de dicho Grupo de Abordaje, Rodrigo Córdoba, uno de los expertos que han elaborado un documento que, a partir de la evidencia disponible, alerta sobre “la manipulación científica y los riesgos sanitarios respecto al consumo de cigarrillos electrónicos y tabaco calentado”.

El texto, de carácter interactivo y con infografía, contiene siete afirmaciones entre las que hay “mitos y realidades” sobre el vapeo, según avanzó la Semfyc, que indicó que consta de información que “contribuye a la toma de decisiones y donde se desmiente o se apoya, con diversos estudios científicos, cada una de las sentencias expuestas”.

En este punto, añadió que uno de los datos “destacados” que incluye el documento es que el 95% de los estudios independientes de la industria advierten de que los cigarrillos electrónicos “son peligrosos para la salud” y el especialista afirmó que “el aerosol del cigarrillo electrónico es tóxico y cancerígeno incluso para aquellas personas que están expuestas al humo pasivamente”. “Sus efectos respiratorios y cardiovasculares a corto plazo son similares a los del tabaco”, añadió.

Por otra parte, el documento también aclara que, “más que un recurso para dejar de fumar, los cigarrillos electrónicos son una puerta de entrada al tabaco en menores y adultos jóvenes”, y Córdoba advirtió de que “una de las causas” del “repunte” del tabaquismo en jóvenes es la “popularización del vapeo y la pipa de agua”.

Junto a ello, el documento sostiene que el uso del cigarrillo electrónico puede conducir a la “permanencia dependiente” de la nicotina y que, en la actualidad, “no existe evidencia científica de que el vapeo pueda servir para dejar de fumar”.

Asimismo, la Semfyc estimó que entre el 60 y el 90% de estas personas consumen, además, tabaco tradicional, lo que, según el médico de familia, “aumenta el riesgo para la salud”.

“La única forma demostrada con evidencia científica sólida de reducir el daño por tabaco y nicotina es abandonar completa y definitivamente su consumo”, sentenció, para lamentar que la industria “apuesta por los cigarrillos electrónicos para mantener la cuenta de resultados” y que lo hace utilizando "las mismas tácticas que se utilizaban con el cigarrillo tradicional: publicidad en menores, oposición a las regulaciones y manipulación científica”.

(SERVIMEDIA)
30 Nov 2022
MJR/clc